Publicado en series

Echábamos de menos a nuestros Friends

Formo parte de ese grupo de personas que ha disfrutado del especial de Friends y que durante unas horas se ha creído todo y ha dejado el cinismo y su visión crítica aparcada porque mira, yo, les echaba de menos.

A continuación os dejo una visión bastante personal sobre esta Friends Reunion que nos ha devuelto al Central Perk. Y si no queréis spoiler, huid insensatos.

Se ha hablado mucho en redes del aspecto que tienen ahora sus protagonistas porque el tiempo ha pasado por ellos (obviamente) pero yo como un padre que siempre ve a sus hijos como si tuviesen cinco años, sigo pensando que están en plena veintena. Para mí están congelados en el tiempo por muchas arrugas o consecuencias del botox que puedan mostrar.

Como me pasara con la reunión que tuvieron hace poco el cast de Urgencias, a mí este elenco me transmite mucha ternura y amor. Se quieren de verdad y no me hace falta verles hablar de la serie para disfrutar de ellos. Claro que sería interesante verles hablar de sus cosas, pero algo querrán dejar para la intimidad pero el cariño que se tienen hace que cualquier conversación que tengan entre ellos me parezca interesante.

Me han sobrado ciertos cameos innecesarios (los de personas ajenas a la serie) pero he descubierto a una digna sucesora de Phoebe con Lady Gaga y ha sido bonito recordar a otros personajes como Richard, Janice, Gunther o los padres de Monica y Ross.

Verles juntos después de tantos años me ha hecho pensar en mis propios amigos y no sé si es solo mi caso pero he pensado: ¿tendré yo eso después de tantos años? A lo largo de mi vida he ido perdiendo amigos, algunos simplemente por falta de contacto, distancia… no ha habido ningún problema o discusión para que nos alejaramos. Luego otros simplementes han ido desapareciendo porque al crecer hemos cambiado, no somos los mismos que cuando estudiábamos en el colegio o la carrera y nuestras diferentes personalidades u opiniones nos han apartado.

Al cabo de los años hay amigos que se van pero cuando los vuelves a encontrar es como si no pasara el tiempo, empezáis a recordar anécdotas y os volvéis a sentir como adolescentes, hay otros amigos que simplemente ni los echas de menos y hay otros que te duele en el alma haber perdido pero la vida es así.

Luego está, como ocurre con esa revelación de Schwimmer y Aniston, ese amigo o amiga por el que has sentido algo y nunca le has dicho nada, el timing no ha jugado a vuestro favor, o quizá sí pasara algo y esa relación cambiara.

Solo espero que a esos amigos a los que echo de menos de verdad, poder tener una reunión como esta aunque sea cuando tenga cincuenta años.

Publicado en Cine de terror y slashers, Teen-Movies

Este cuerpo me sienta de muerte

y otros swap bodies en el cine

Ayer gracias a Aullidos.com fui al cine a ver Este cuerpo me sienta de muerte (Freaky) protagonizada por Vince Vaughn y Kathryn Newton.

La película me ha encantado, tiene ciertos momentos que recuerdan a Scream lo que en este blog siempre aplaudimos y va bien de gore y de comedia. El título original, Freaky, hace una referencia clara a Freaky Friday película de 1976 protagonizada por Jodie Foster y su remake de 2003 con Lindsay Lohan.

Mientras en Freaky Friday eran madre e hija la que intercambian sus cuerpos, en Este cuerpo me sienta de muerte, son una joven adolescente y un asesino en serie. Tanto Vaughn como Newton están espléndidos en ambos papeles, el de villano y víctima. A Vaughn recientemente le habíamos visto en Brawl in Cell Block 99 y Dragged Across Concrete, películas muy violentas y un poco problemáticas. Debo confesar que me echaba para atrás Freaky por ser él el protagonista después de haber visto estas dos producciones, pero retiro todo lo que pensaba porque está genial y tremendamente divertido cuando tiene que serlo. A Newton la conocemos de Supernatural, Big Little Lies y El mapa de las pequeñas cosas perfectas (Disponible en Prime Video y de la que pronto hablaremos por aquí).

En Este cuerpo de me sienta de muerte encontramos una cinta de terror teen como las de antes pero actualizada a la época actual. El estilo y tono me recuerda también a Tragedy Girls y alguna escena hasta se parece. Ambas tienen más gore que terror, pero son muy graciosas sin caer en el ridículo.

Lo del intercambio de cuerpos no es nada nuevo, pero no lo habíamos visto con personajes así. Hacemos un breve repaso a otras películas con el trope de los swap bodies.

  • Freaky Friday

Quizá la película más conocida donde en la original Jodie Foster interpeta a la hija adolescente de Barbara Harris y se intercambian los cuerpos. La historia fue actualizada en 2003 con Lindsay Lohan y Jamie Lee Curtis y con la aparición de una de nuestras estrellas teen predilectas: Chad Michael Murray. En 2018 también realizaron una versión para televisión en Disney Channel pero de poco éxito.

  • Este cuerpo no es el mío

Una de mis películas favoritas. Es tremendamente divertida, con unos toques muy bestia y un repartazo de lujo. En este caso la chica más popular del instituto (Rachel McAdams), una mean girl de tomo y lomo, se intercambia de cuerpo con un ladrón (Rob Schneider). Además cuenta con Anna Farris como la mejor amiga, y Anna Farris siempre es bien. Y no olvidemos el cameo de Ashlee Simpson y su frase de “vomita más” que me hizo descojonarme.

  • De tal astilla… tal palo

En este caso, en vez de madre e hija, tenemos a padre e hijo. Dudley Moore y nuestra extrella teen problemática favorita: Kirk Cameron. Cameron en el cine no triunfó mucho a pesar de ser todo un iconoc teen en Los problemas crecen, pero teniendo en cuenta sus idas de olla es comprensible. Pero por la curiosidad, esta nos la apuntamos.

  • It’s a Boy/Girl Thing

Más estrellas teen: Kevin Zegers y Samaire Armstrong (que os sonará de The OC) dos vecinos que estudian juntos pero no se soportan. Tras trabajar juntos en un proyecto escolar sobre un artefacto azteca (como en Este cuerpo me sienta de muerte) un hechizo los hará cambiarse de cuerpo hasta que aprendan algo uno del otro.

  • Hechizo de un beso

Esta la vi hace años y la recuerdo vagamente. Meg Ryan y Alec Baldwin son un joven matrimonio que deben no solo arreglar sus diferencias para ser felices sino que deben intentar solventar una situación paranormal, Rita (Ryan) se ha intercambiado el cuerpo con un señor mayor que le ha dado un beso el día de su boda.

  • Pide un deseo

En esta película para televisión volvemos a encontrarnos con rostros de estrellas teen. Katherine Heigl (Roswell, Anatomía de Grey) y Danielle Harris (Leyenda Urbana, Charmed) son dos hermanas muy diferentes que tras pedir un deseo intercambian sus cuerpos. No dudarán en hacerse perrerías la una a la otra pero como en casi todas las películas de este estilo, pronto aprenderán la una de la otra y se entenderán mucho mejor.

  • El cambiazo

Jason Bateman y Ryan Reynolds interpretan a dos antiguos amigos que se han distanciado y tras una borrachera se despiertan habiendo intercambiados los cuerpos. Bateman es un hombre serio y casado desde hace años mientras Reynolds interpreta al amigo eternamente soltero y con cero responsabilidades. Debo confesar que esta película no me terminó de gustar mucho y alguna escena me hizo sentirme un poco incómoda. Además cuesta mucho que los personajes te caigan bien.

En algunas de nuestras series favoritas también hemos encontrado argumentos de intercambios de cuerpo:

  • Buffy (This Year’s Girl/Who are you?)

En una de las mejores tramas de la cuarta temporada de Buffy, esta y Faith se intercambian los cuerpos. Sarah Michelle Gellar haciendo de Faith está increíble y este cambio nos hace adentrarnos en los personajes y entender por lo que están pasando.

  • Buffy (The Witch)

En la primera temporada tenemos nuestro Freaky Friday particular. Amy y su madre se intercambian los cuerpos. La madre de Amy es una antigua animadora del instituto que no soporta que sus años de juventud y popularidad se hayan acabado por lo que se toma de forma literal lo de vivir a través de su hija.

  • Charmed (Enter the demon)

En Embrujadas son Phoebe y Paige la que se cambian de cuerpo y este episodio además nos deja la imagen de Julian McMahon y Rose McGowan besándose que siempre es bien. Cole Turner siempre será mi amor y que fuese de los pocos que descubriese que Phoebe no era su Phoebe me hace quererle mucho más.

  • Smallville (Transference)

En Smallville siempre se disfruta cuando Clark Kent se va hacia el lado oscuro ya sea por el uso de la kriptonita roja o como en este caso cuando Lionel Luthor se intercambia su cuerpo con Clark que queda encerrado en prisión. John Glover como siempre está impresionante y este episodio nos deja una maravilla de escena:

Publicado en Películas, series

Masters of the Universe y: el Branded Content de los 80

Hace unos días fui a la CutreCon a ver en pantalla grande la película de imagen real de He-Man: Masters of the Universe. Recordaba haberla visto de pequeña pero había borrado todo de mi memora. Quizá con razón. ¿Pero alguien recordaba que una de las protagonistas era Courteney Cox? Yo no.

La casualidad es que me he apuntado a un curso de Branded Content y he recordado que precisamente toda la historia de Masters of the Universe es un claro ejemplo de esto. Antes de meterme de pleno a hablar sobre la historia de He-Man y Eternia, os comento qué es el Branded Content. Es un tipo de comunicación que busca en la mayoría de los casos entretener y que es atractivo para el público. Es un contenido patrocinado por una marca pero esta no te lanza el mensaje de COMPRA MI PRODUCTO (esto Mattel lo hacía con los anuncios, pero no en el argumento de la serie) y a veces ni siquiera aparece. Como explica Eduardo Prádanos que es el director del curso de IAB, la publicidad te interrumpe mientras que con el Branded Content es el usuario el que muestra interés y se dirige él mismo a consumir ese contenido.

Muchos recordamos la serie animada y su spin off protagonizado por She-Ra. Pero todo empezó con los muñecos de Mattel. Según adgcreative que recoge las declaraciones del guionista Michael Halperin, la idea de crear una historia a los personajes nació porque los compradores (en este caso, los padres de ños niños) no sabían identificar quiénes eran los buenos o malos de esa serie de muñecos. Necesitaban un contexto.

Entonces crearon la Biblia de la serie donde establecieron todo el hilo argumental del universo de Masters of the Universe donde podríamos considerar que el concepto creativo de toda la franquicia se resume en: Tú tienes el poder, escenificado cuando He-Man o el pequeño que juega con la figura de acción exclama la conocida frase de “Por el poder de Greyskull yo tengo el poder” mientras esgrime la espada.

Y nació así la serie de animación que los que tenemos una edad recordamos.

Para conseguir llegar al público femenimo introdujeron el personaje de She-Ra para darle más tarde su propio spin-off y actualmente Netflix produce un reboot más acorde con los tiempos en los que vivimos muy a pesar de un sector del público que mostró su rechazo por esta nueva versión.

Tras el éxito de las dos series es cuando aparece la versión en imagen real de Masters of the Universe protagonizada por Dolph Lundgren y una Courteney Cox que al verla huir de los secuaces de Skeletor parecía intuir su futuro como Gale Weathers en Scream.

La película producida por Cannon Films, muy querida en CutreCon, no tuvo el éxito esperado pero con los años se ha convertido en un título de culto trash. Debo admitir que la película en este revisionado me estaba entreteniendo pero sin más, sí que es cierto que el final se alarga demasiado con unas batallas finales desesperantes. Aunque me quedo con la curiosidad de que coincidan en este título Christina Pickles (la madre de Monica en Friends) y la propia Monica.

Además de esta versión cinematográfica Masters of the Universe también llegó al mundo de los videojuegos y de los cómics por lo que podemos considerar que apuntaba a lo que definiría más adelante Henry Jenkins como transmedia. Sin embargo, en los proyectos transmedia actuales, los distintos medios en los que se cuenta una historia están pensados desde un principio (al menos debería ser así) pero con He-Man no fue este el caso.

¿Tendrá Masters of the Universe un éxito de nuevo como pasó en los 80? A pesar de que la serie de Netflix parecía haber conseguido bastante éxito durante su estreno, no parece que se haya convertido en un hito como lo fue la serie de los 80. Como prueba de esto SEO Toy Review analiza en su cuenta de YouTube los muñecos de la nueva versión que tras un breve periodo de tiempo pasaron a la sección de ofertas. Además compara el éxito de toda la producción de merchandising de Ladybug que ha funcionado mucho mejor dirgiéndose al mismo público. Por lo que pone en duda el futuro de nuevas adaptaciones como la historia de He-Man.

Publicado en Teen-Movies

El efecto Pigmalión en las teen movies

No es la primera vez que hablamos del efecto Pigmalión o de Cenicienta. Ya hicimos esa comparación con La chica de rosa y Alguien como tú. Pero esta vez vamos a tratar el punto de vista masculino, cuando nos encontramos con un ceniciento.

El origen del efecto Pigmalión, como muchos tropos de la narrativa, proviene de la mitología clásica. En este caso de la griega y la relación entre Pigmalión, un escultor que se enamoró de su propia estatua, Galatea que cobró vida gracias a Afrodita. Esto se ha transformado a lo largo de los años como la historia de alguien que forma y moldea a la persona amada.

El ejemplo más claro lo encontramos en My Fair Lady protagonizada por Audrey Hepburn y que se basaba en la obra de teatro Pygmalion. Pero como hemos dicho no siempre el personaje que cambia su apariencia y conducta a la visión de la persona que lo “ama” es una mujer. Hoy vamos a hablar de Can’t buy me love protagonizada por un jovenzuelo Patrick Dempsey y que podéis ver en Disney Plus.

Dempsey es Ronald un estudiante que se gana unos ahorros limpiando las piscinas de sus compañeros más adinerados. Está loco por Cindy, la chica más popular del instituto pero al pertenecer al grupo de los cutres, ella no le presta atención. Pero las cosas se empiezan a torcer en la vida de Cindy. Su chico no le hace caso y acaba de destrozar un vestido nuevo que le ha costado un dineral. Es ahí cuando Ronald ve la oportunidad. Ha estado ahorrando para comprarse un telescopio pero decide invertir ese dinero en un plan: hacerse popular. ¿Y cómo lo hará? Pagará a Cindy su codiciado vestido a cambio de que ella finja que le gusta.

Si la capitana de las animadoras le presta atención su popularidad crecerá al instante. Y así es. Tras unos días saliendo y con algunos consejos de Cindy, Ronald consigue ser el chico más guay de todo el instituto. Pero todo eso era una farsa y Cindy tiene que dejarle públicamente como habían pactado.

Tras la falsa ruptura, el resto de chicas están encantadas con el nuevo soltero del insti y a Ronald pronto se le sube la fama a la cabeza. Deja de lado a sus amigos en incluso menosprecia a la propia Cindy que tras una pelea con su novio al que no le ha hecho nada de gracia esta “prostitución” confiesa todo y devuelve a Ronald a sus orígenes: ser un cutre.

Esta historia titulada con una canción de Los Beatles fue adaptada oficialmente años más tarde, cuando escuchábamos otro tipo de música y es cuando llegó Love don’t cost a thing (esta vez pasamos a Jennifer López) y los protagonistas en cuestión eran Nick Cannon y Christina Millian. Pero también encontramos la misma trama en otra película con título de canción pegadizo, Drive me crazy (Britney Spears) con Melissa Joan Hart y Adrian Greiner.

Curiosamente mientras en el caso de las chicas con Andy (Molly Ringwald) y Laney (Rachael Leigh Cook) tras el cambio a lo Cenicienta son rebajadas de ese nuevo estatus por los antagonistas, simplemente por envidia o por pensar que nunca merecieron estar en ese lugar. Ellas no cambian o no abandonan sus principios y amigos, mientras que en el caso de las historias masculinas observamos como la fama les corrompe, convirtiéndolos a ellos durante unos minutos en los malos de la película.

En ambos casos de todas formas, deseas que los personajes vuelvan a su origen porque el mundo que les rodea cuando son populares deja mucho que desear.

Publicado en Películas

Tenemos que hablar de ‘El Diablo viste de Prada’

Hace unos días la actriz Anne Hathaway, a la que adoramos y hemos situado en un altar gracias a su personaje en Colossal, confesaba que fue la novena elección para interpretar el personaje de Andy Sachs en El Diablo viste de Prada. Una de las actrices en las que se pensó anteriormente fue Rachel McAdams que rechazó el papel.

Esta noticia ha sido un descubrimiento porque Hathaway está estupenda en esta película y nos cuesta imaginar a otra interpretando al personaje, pero he recordado que tengo ciertos problemas con la historia. Lo principal es que no aguanto al novio ni a los amigos. Le critican constantemente que tenga que trabajar, y, aunque es cierto que está explotada, las quejas no tienen que ir a ella. Más que nada (y esto lo sé en mis propias carnes) conseguir trabajo o mantenerlo es muy complicado. A pesar de que echa miles de horas en el trabajo no parece estar llevándolo nada mal, a veces está cansada pero no se trata de un trabajo que la esté amargando o deprimiendo. Lo que sí lo está haciendo es la actitud de su gente cercana que incluso le quitan el móvil cuando la llama Miranda durante una cena (como Community Manager, a mí me hacen eso y saco un lanzallamas y me que do sin amigos). El novio en cuestión es el peor, me parece incluso más rastrero que Miranda porque ella al menos es clara con su actitud y sus intenciones, mientras que Nate se considera el bueno y héroe de la historia.

Aunque Andy no es tampoco perfecta. Mira por encima del hombro a todos sus compañeros de trabajo e incluso a Miranda, su propia jefa. El mundo de la moda le parece superficial y ella tiene una visión más intelectual de la vida. Ya me cuesta imaginar que alguien sin conocimientos de moda consiga un puesto como el de ella cuando yo si quiero aplicar en una oferta de marketing para una empresa de cualquier tipo, me piden conocimientos del sector concreto al que se dedican (videojuegos, cine, moda, motor…) pero si por lo que sea no es un tema que te interese a nivel personal, te lo callas y te lo guardas como buena profesional. Yo he trabajado en el Hola sin tener ni idea de los famosos de clase alta y en ningún momento se me ocurrió faltar al respeto a mis compañeros a los que puede que sí les gustase todo el tema de la prensa rosa.

Hacerte notar para que todos vean que ese campo es inferior a tus inquietudes no te hacen mejor persona, sino poco merecedora de tener ese trabajo. Sin lugar a dudas, Emily se merecía mucho más ese viaje a París.

Publicado en Cine de terror y slashers, Teen-Movies

La Maldición de Joshua Jackson

Nos referimos a la película Cursed y no a que su nombre en España nos traslade directamente a Los Morancos. Aunque no sabemos si nos da más miedo Omaíta o un hombre lobo.

Cursed, aquí traducida como La Maldición, es una película escrita por Kevin Williams (creador de Dawson Crece) y dirigida por Wes Craven (director maestro del cine de terror, Pesadilla en Elm Street o Scream). Protagonizada por Christina Ricci, Jackson y Jesse Eisenberg, la película tenía todos los ingredientes para convertirse en un fenómento del terror adolescente pero no fue así.

Es mala hasta decir basta pero a mí me encanta. Recuerdo esta película con mucho cariño sobre todo por las risas que me eché en el cine (sí fui a verla al cine porque mi amor por Josh Jackson puede con todo, hasta con las malas críticas de La Fotogramas). Lo que más risa me provocó en su día fue la peluca que llevaba Michael Rosenbaum (en aquel tiempo se encontraba en pleno rodaje de Smallville y tuvieron que ocultar la calva de Lex Luthor). En cierto momento de la película, el lobo lo agarra por la cabeza y mi hermana señaló a la pantalla y dijo “¿ves? lo ha agarrado por la peluca” y casi me muero de risa. Aunque más me reí cuando en una entrevista Michael alabó la labor que hicieron al ponerle una peluca tan realista (o estaba siendo muy majo o necesita urgentemente gafas).

Pero además de esas risas, Cursed me atrapó por más motivos. Yo fui por lo guapo que salía Josh y acabé enamorada de Jesse Eisenberg y Judy Greer. Ambos están graciosísimos en sus papeles (y esta vez intencionadamente). A Jesse creo recordar que le conocía de la serie Get Real que solía emitir Antena 3 de madrugada (porque lo más normal del mundo es poner una serie familia o adolescente a las 5 de la mañana) y creo que fue lo primero que vi de Judy (o al menos no la recordaba de Jawbreaker). Si Jesse está cuquísimo y te cae genial, Greer está en plan diva total. Con un look final que más quisiera yo y unas frases top.

A pesar de los esfuerzos de Eisenberg y de Greer, y de los muchísimos cameos y caras conocidas que aparecen en la película (Desde Scot Baio hasta Milo Ventimiglia) la película fue todo un fracaso para la crítica y la taquilla. En Ecartelera le dedicaron un artículo donde detallaban todos los cambios y aplazamientos de rodaje que sufrió esta historia. No sabemos si la idea original hubiese tenido un mejor resultado aunque por lo que se lee en dicho texto los cambios fueron más que nada eliminación de secuencias sangrientas para obtener una calificación para todos los públicos y sinceramente he visto en Tumblr una de esas escenas “gores” cortadas protagonizada por nuestro querido Josh y gracias a Dios que la eliminaron. Quizá en su día los efectos digitales hubiesen pasado por alto pero ahora mismo en 2021 parece una imagen sacada de Los Sims.

Como en un prinicipio la película iba a ser protagonizada pro Skeet Ulrich, suponemos que la aparición de Josh Jackson como Jake Taylor se debió más que nada a un favor a Williamson. Vale, no es que Josh por aquella época tuviese muchas películas dignas (que aún tengo en DVD Desmadre en Texas y quiero que me compense por ello) pero por muy guapo que esté en toda la película (porque está que te mueres) se le nota más aburrido que una ostra, incluso en la escena final cuando (SPOILER)…

Se descubre que él es el hombre lobo alfa y que para acabar con la maldición que ha infectado a Ellie (Ricci) y su hermano tienen que acabar con él. Aunque en un primer momento Jake parece un hombre lobo domado, algo así como un Angel en Buffy Cazavampiros, un monstruo de bue corazón, pronto sale a la luz su verdadera personalidad y sus ansias de acabar con el hermano de Ellie porque no pueden haber dos Alfas en su manada. Resulta que el novio es un capullo y con tendencias homicidas. Pero sí, muy guapo. Si no fuera porque quería acabar con Jesse Eisenberg y me parecía adorable, quizá la idea de largarme como mujer loba a los bosques con Josh no me hubiese parecido tan mala idea. Es más recuerdo, en mitad del cine, decirle a mi hermana “Si viene Josh y me dice que acabe contigo para estar con él ¿sabes que lo haría verdad?” resignada me contestó “Lo sé”.

Lo cierto es que esta obra no la va a recordar casi nadie pero tras salir del cine y haber sufrido esa decepción le di vueltas y pensé que quizá como serie de televisión teenager hubiese tenido más éxito. Me gustaba la idea de tener al personaje de Eisenberg como protagonista (el de Ricci era bastante soso) y al poco tiempo salió en MTV Teen Wolf (basada en la película de los 80) ¿casualidad? No lo creo.

Publicado en Teen-Movies

¿Por qué me gusta Simply Irresistible?

No, de verdad. Que no lo sé. La película Simply Irresistible, traducida al español como Seducción a la carta, es una comedia romántica del montón que no debería ni recordar. Puede que el buen hacer de Sarah Michelle Gellar y lo guapa que sale tengan mucho que ver con el cariño que le tengo a esta historia.

La química entre Gellar y Sean Patrick Flannery es nula pero tiene unos secundarios de lujo que roban gran parte de la atención como Amanda Peet (con un personaje que no se la merece) o Patricia Clarkson que está deliciosa y encantadora. La historia no tiene ningún interés, ni sentido. Un señor decide entregar a escondidas a Amanda (Gellar) un cangrejo mágico que será el que le otorgue el don de la buena cocina, algo que le vendrá de perlas ya que está a punto de perder el restaurante que perteneció a su difunta madre.

Este cangrejo además le mostrará su destino amoroso cuando la una a Tom (Flannery) un joven magnate de un centro comercial de éxito. La magia hará que pasen cosas extrañas a su alrededor y los sentimientos que ambos empiezan a tener el uno por el otro se empezarán a poner en duda cuando él sospeche que ella es realmente una bruja. Como en toda historia de amores mágicos, tenemos un final feliz y una historia que pasa sin pena ni gloria pero que, no sé el motivo, me reconforta.

Siceramente creo que es porque Sarah Michelle Gellar está guapísima y porque cada vez que veo esta película me entrata tanta hambre que acabo comiendo bollería. Lo cierto es que una de las cosas que más necesito en esta vida es probar los famosos caramel éclair de Amanda.

Publicado en Teen-Shows

No, Logan no es el mejor novio para Rory

Ya he visto varios vídeos de fans de Las Chicas Gilmore comentando que Logan es el novio ideal para Rory y no podría estar menos de acuerdo. Ninguno de los novios de Rory son perfectos y ella misma no es santa de mi devoción como ya confesé en su día . Pero puedo asegurar que Logan es el peor hombre de la vida de Rory Gilmore.

Aunque en ciertos momentos Logan cambia a mejor y tiene momentos muy tiernos con Rory hay otros que son directamente imperdonables. Al comienzo de la relación cuando deciden tener algo casual él la trata como una novia. Sabemos que Rory está cometiendo un error porque ella quiere algo más pero es que Logan se lo está dando. Es el típico que te dice que no quiere tener novia pero está todo el día contigo, te lleva de salidas con sus amigos y que solo quiere que esa no exclusividad la disfrute él. Un capullo de manual. Cuando Rory descubre que no es eso lo que quiere y se lo comunica para cortar de una vez, él la acusa de ofrecer un ultimatum (algo que no está haciendo).

Podemos dejar pasar este inicio porque finalmente se enamora de ella o admite estar enamorado y se da cuenta de lo que quiere realmente. A ella. Pero Logan sigue siendo un personaje rebelde e irresponsable, debido especialmente a cómo le han tratado sus padres pero sus actitudes son injustificables por mucho que Rory lo intente continuamente.

Logan no tiene amigos, tiene un séquito con los que sale de fiestas pero que no se interesan por él o compañeros de trabajo privilegiados que no tienen mayor interés que crear contactos. Esto es así y es obvio. Rory lo ve y lo dice pero en cuanto Logan se ofende, ella se echa la culpa a sí misma. Y Rory no tiene culpa de que los amigos de Logan sean unos capullos. El grupo que rodea a Logan, son esos colegas de tu novio a los que no has visto sobrios en tu vida. Te han contado mil veces la misma anécdota de borrachera porque lo que hacen todos los días es beber y recordarla una y otra vez. Deshacerse de ellos es casi imposibles y si te quejas de que no pasáis tiempo solos o con tus amigos, te conviertes en esa clase de novia que siempre está molesta por todo.

Pero el problema no es solo que los amigos de Logan no sean capaces de ir en línea recta, es que Logan directamente es un alcohólico. Rory no está ahí para salvar a nadie, no es su misión. Y tras la primera salida de tiesto debería haber mandado muy lejos a Logan. La escena cuando Logan conoce a Jess es insufrible. ¿Qué hace Rory con alguien así? Juzga a Jess por no pertenecer a una clase privilegiada, se burla de él por considerar que no tiene dinero y obviamente cree imposible que sea tan culto como él. Trata a Rory como a la mierda en esa escena y es algo que se repite a lo largo de las temporadas.

Cuando Logan tiene un problema se da a la bebida y en esos momentos desprecia a Rory, huye de su vida a través de las fiestas y no se responsabiliza de sus actos. Finalmente enmienda estos errores pero Rory no debería esperar a ello, desde la primera borrachera en la que le falta el respeto era el día en el que tendría que haberle dicho hasta luego Logan. Y no olvidemos que en el regreso de Gilmore Girls engaña a su prometida con Rory.

Sé que es una serie, pero en la vida real Logan sería una pareja muy tóxica y todo el mundo estaríamos deseando que la chica en cuestión rehaciera su vida lejos de él.

Publicado en Teen-Movies, Teen-Shows

The Perfect Score es un episodio de Dawson Crece

Estaba viendo The Perfect Score protagonizada por Chris Evans y Scarlett Johansson y me he dado cuenta de que la premisa de la película era parecida al episodio de None of the above de la tercera temporada de Dawson Crece donde Eve les da la oportunidad a los chicos de robar los éxamenes de los SAT (algo así como la selectividad, en el caso de Dawson Crece creo que era más bien una preselectividad).

Lo cierto es que es una trama bastante típica y podría ser casualidad. El episodio de la serie se emitió en el año 2000 y la película se estrenó en 2004. Podría ser, pero como digo, es una trama bastante recurrida. Pero uno de los guionistas es Mark Schwahn el showrunner de One Tree Hill (y personaje indeseable del que ya hablaremos más detenidamente) por lo que conocimiento de las aventuras de Pacey y compañía tenían ya que compartía cadena. Suponemos que es por eso también por lo que encontramos a Bryan Greenberg entre el reparto (y nosotros encantados).

Y estaba yo ahí pensando que sería casualidad cuando os juro por Dios que el personaje de Scarlett Johansson, Francesca, ha dicho Pacey y Dawson. Y oye que mi teoría está más que confirmada porque un truco de guión cuando te inspiras en algo es mencionarlo literalmente porque así queda un guiño al espectador que dice I KNOW, YOU KNOW.

Y mira que me ha hecho gracia. No, no se trata de un plagio porque lo único que se ha tomado en cuenta de ese episodio es la premisa de “robar” el examen pero el resto del argumento no tiene nada que ver. Aunque bien que los personajes de The Perfect Score encajarían en Capeside High. Francesa la rebelde podría compararse con Joey Potter y la relación con Matty tiene algo que me recuerda a Pacey y Joey. Kyle, Chris Evans, como protagonista es quien tiene que tomar la decisión moral de qué hacer al respecto de ese examen como ya lo hiciera Dawson. Y qué decir de Anna (Erika Christensen) la chica rubia nueva que llega al instituto…

Veo algún indicio de inspiración y no me extrañaría nada que la idea hubiese surgido mientras veían el episodio de la tercera temporada. Y esa temporada, ese episodio y su resolución final, quizá no fuera de lo mejor de la serie pero al menos nos ha dado una peli teen bastante entretenida y la oportunidad de ver a Johansson y Evans juntos fuera del Universo Marvel. Creo recordar que fue la primera película que hicieron juntos y donde empezó su amistad. Así que gracias tercera temporada de Dawson Crece, al inicio nos diste muchos disgustos pero por esto, te lo perdonamos.

Publicado en Teen-Movies

A Walk To Remember y la romantización de la enfermedad

Ya está en Netflix A Walk To Remember la adaptación de la novela de Nicholas Sparks protagonizada por Shane West y Mandy Moore. En su tiempo fue todo un hit entre los adolescentes y aunque no es la primera película que muestra una historia de amor con el trasfondo de una enfermedad terminal juraría que fue la primera que la mostró al público juvenil.

Nunca he sido muy fan de esta historia, un poco ñoña, no termino de conectar con ninguno de los personajes y tanta referencia religiosa me echa para atrás. Es otro de los temas de los que suelen hablar estas historias, la relación con Dios y la aceptación de que ha llegado su hora. Esta romantización de la enfermedad, sin embargo, no me pareció tan descarada en 2002 hasta que llegó John Green.

Bajo la misma estrella, la novela de este autor, fue todo un bestseller y yo me declaro fan. Green se inspiró en una fan que murió muy joven. La historia de Hazel y Agustus es ficticia pero la la idea surgió de la amistad entre el autor y la joven. Tras el libro llegó la película. Y por muy fan que fuese de la novela, debo confesar que la película me horrorizó en varias de sus escenas. Ya en la treintena me fui al cine a verla con mi amigo Paco Fox y con las escenas más dramáticas empezamos a escuchar sollozos y sorbidos de mocos que nos sacaron totalmente de la película. Era todo un esperpento. Igual que la propia película que mostraba una enfermedad muy edulcorada con adolescentes al borde de la muerte a los que no se les movía el flequillo y tenían abdominales. La perfección de esos personajes hacía que te diese igual qué pasaba con ellos y era totalmente irreal.

Seguramente más de un fan de la historia de Hazel y Augustus haya deseado un amor así y preocupa bastante esta visión romántica de dos adolescentes que padecen cáncer. Ver la película te hace sentirte un poco incómoda, algo que, al menos a mí, no me pasaba con la película.

Hay muchas películas más como Restless, Ahora y Siempre o la más reciente Five Feet Apart protagonizada por Cole Sprouse (Riverdale) y de la que voy a hablar ahora.

Si me sentí mayor cuando me vi rodeada de teenagers llorando en Bajo la misma estrella, con esta ni os cuento. Los dos protagonistas se llevan toda la película incumpliendo las normas que les establecen los adultos (padre y médicos) pero ellos son rebeldes y se quieren. Les da igual que no puedan estar juntos. Nunca tuve tantas ganas de que una pareja de ficción rompiera. Como ya me pasara cuando volví a ver Sensación de Vivir con 30 años, ahora me ponía de parte de los adultos y no de los adolescentes. Todo el rato era de “Si hace esto puedes morir” *lo hace*. De verdad es que los quería matar yo. Cada vez que les pasaba algo malo por saltarse las reglas solo pensaba que se lo merecían. Estos en 2021 serían los que no se ponen mascarilla y luego se quejan de pillar covid.

La película además era muy previsible y me pilló mayor como para fangirlear a Cole Sprouse. Riverdale la veo pero no soy fan. También el propio Archie, KJ Apa, tiene una película de trama similar, esta basada en hechos reales. La historia de amor entre el cantante cristiano Jeremy Camp y su primera mujer Melissa. Como en A Walk To Remember, Melissa tiene una enfermedad terminal y ambos deciden casarse antes de que sea tarda. Como he comentado antes, Camp es un cantante cristiano por lo que la película está repleta de referencias a la Biblia y a Dios.

Cada vez que la protagonista hablaba de su inminente muerte como una misión divina es que me repateaba. Y ya puedes creer en Dios o no, ser muy religioso o poco pero pensar que la gente muere porque Dios tiene un plan… me parece incomprensible.

En todas estas obras se muestra una visión edulcorada y pasado por un filtro de Instagram que me hace rechinar los dientes. Me parece que este tipo de películas dan una visión de la enfermedad bastante superficial. Quizá no haya necesidad de hacer el cáncer cuqui.