Bienvenidos a The Dark Corners of Netflix, una columna semanal donde viajaremos a los rincones más oscuros de la plataforma de contenidos digitales, o sea, a sus series y películas más chungas. A veces encontraremos verdaderas joyas y otras, quizá la mayoría, nos toparemos con productos a los que no habría que acercarse ni con un palo. Pero nosotros nos acercamos porque somos valientes, porque queremos protegeros del peligro y porque, por supuesto, queremos echar unas risas. Hoy nos adentramos en Dream Lover (1993).

Dream Lover aspira a lo etéreo, a la intriga, al misterio… pero se queda en un telefilm sospechoso en el que dos protagonistas atractivos e interesantes como James Spader y Mädchen Amick acaban como una auténtica regadera. Y la audiencia con ellos. La historia es “sencilla”: pareja se conoce, se enamora, practica el sexo como conejos, se casa… y la pasión se apaga. No solo por la rutina propia del matrimonio, quién baja la basura y todo eso, sino porque Mädchen Amick parece vivir una segunda vida a escondidas de su marido, con un pasado oscuro, con gente confundiéndola por la calle con otra persona… ¿Son todo celos infundados de él? ¿Será que ella es en realidad otra persona? Y, lo más importante de todo, ¡¿qué leches son esas visiones de circos y payasos que tiene James Spader durante toda la película?!

gettyimages-126147319-612x612 (1).jpg

La peli se ve fácil, no dan ganas de quitarla ni de mirar el móvil: James Spader tiene algo que engancha (a lo mejor es el pelazo que lucía) y Mädchen Amick cultiva esa imagen enigmática con la que ha hecho carrera; apetece seguir esta relación. Pero luego a la película llegan unos aires de cambio raros, llega el mismísimo tornado de Twister (con la vaca y todo), y aquello muta en un thriller psicológico con más nudos que los de los cablecitos de los auriculares. El final es catacróquer. Y no me hagáis hablar de la ruptura inicial de James Spader con su ex-mujer, en la que dejan claro que solo la pegó porque le había sido infiel pero que bueno, pelillos a la mar… lamentable. Asqueroso.

Volveremos a explorar The Dark Corners of Netflix la semana que viene. Si tienes una recomendación oscura que hacernos que podamos encontrar en la plataforma, hazla en los comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .