Hace una semana que pudimos acudir al evento de Netflix y Movistar en el que estrenaron la tercera temporada de Stranger Things. Ya se podría decir que podemos spoilear lo que queramos, pero no lo vamos a hacer.

Así que aquí van algunas claves que vamos a destacar de esta temporada. No esperéis nada muy sesudo.

Esta tercera temporada vuelve a recuperar la nostalgia ochentera rindiendo homenaje al audiovisual de la época con sus miles de referencias. Hemos tenido todo tipo de géneros: terror, thriller (con sus rusos malvados cómo no) y comedia romántica con laa historia de Nancy y Jonathan. Y por supuesto vuelven nuestros Goonies.

Stranger Things

Pero Eleven y compañía ya no son unos niños, algo que ya hemos ido descubriendo gracias a sus cuentas de Instagram pero ahora a quedado patente en la serie porque AHORA SON ADOLESCENTES. Algo más terrorífico que el Demogorgon. Al menos así piensa Jim Hopper, nuestro sheriff favorito que ejerce ahora de padre de Eleven no sabe cómo lidiar con tanta hormona juvenil y pierde los papeles con bastante facilidad. Tanto el revuelo hormonal como la conducta de Hopper han sido los temas más criticados por algunos espectadores. Evan Rachel Wood se ha mostrado bastante preocupada por la imagen de Hopper en esta temporada.

Stranger Things

Puede que se esté exagerando teniendo en cuenta que se trata de una ficción, pero sí es cierto que Hopper ha estado más alterado de lo normal en toda la temporada. Quizá solo haya sido una manera de darle un carácter más cómico al personaje (algo que ha funcionado) pero que en la realidad no nos haría ni puta gracia. Aún así: “HOPPER PÍSAME LA CARA”. Bueno no, porque es bastante grande, pero ya me entendéis.

Se me nota la edad cuando me interesa más el tiarrón de Hopper (David Harbour nuevo sex symbol) que las historias de los niños que ya no son tan niños. Porque sí a mí también me ha dado palo ver que se han convertido en adolescentes y su aumento hormonal. Pero ojo, dejad de criticar esto porque LOS ADOLESCENTES SON ASÍ. Yo no me comía un colín por fea la verdad, pero el resto de mi compañeros ya tenían sus historias a la tierna edad de 13 años.

No puedo olvidarme además de una de las grandes sorpresas de la temporada Maya Hawke (que desde que me enteré de que es hija de Uma Thurman no paro de ver a su madre cada vez que aparece). Robin es la mejor novedad de la tercera entrega de Stranger Things y su relación con Steve (Joe Keery) que por cierto POR FIN siento por él lo que sentís vosotros desde la primera vez. LE QUIERO. ES EL MEJOR. TIENE PELAZO.

Ojalá un spin off de Steve.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .