Capítulo 3 de La Casa de Papel (lee aquí lo que opinó nuestra Vecina de los dos primeros), pero bien se podría llamar Hostal Royal ManzaresLa Casa de los líos porque tienen un sarao montado de aquí te espero. Sólo falta que hagan el juego de puertas de entrar por una y salir por otra de las comedias del siglo de oro.

A veces me pasa cuando veo esta serie  que nos ocupa, que a pesar de que los roles están bien diferenciados en el planteamiento de la trama principal, no sé por qué diantres (palabra en desuso) no me creo algunas situaciones ni actuaciones de los rehenes, ni de la poli y mucho menos de los secuestradores.

Qué alguien me explique por qué la maestra rehén se pone en medio de un secuestro con armas y no precisamente de fogueo, después de oír disparos, a obligar al chaval atlético (que ya no taladra el túnel, ni él ,ni el que huele a muerto ni el figurante con barba) a pedir perdón a “el corderito” por la foto que le sacó y acto seguido oh maravilla! descubrimos que era una treta de toda la clase contra ella. Puede que sobre papel quedara una secuencia de un giro maravilloso, todos contra la hija del embajador, pero en pantalla se desinfló. Sólo me venía a la cabeza la palabra ¿Perdona?.

Otra cosita interesante y que algunos se esperaban es que la rubia futura mamá siguiera con vida porque el chaval atracador hijo de Paco Tous tiene buen corazón. Correcto, pasáis a la siguiente fase. Aún así , me faltó algo en esta tramita, un falso flirteo de la rubia con su salvador, o algo parecido.

la casa 3

Berlín por su parte, el jefecillo de dentro de la casa pierde el mando por momentos, es un personaje que aparece y desaparece en este capítulo pero que no aporta mucho. Posiblemente porque esta vez la intención era contar el pasado (forzado por el hilo conductor de Tokio, la prota, nuestra Ursulita) del padre Paco Tous e hijo, atracador experto con un hijo que ha perdido 800 pirulas y tiene que ajustar cuentas con los narcos.

No me gusta: Que en cada capítulo a un atracador se le vaya la pinza de una manera desproporcionada. En el anterior capi a Tokio, en este a Pako Tous, que quiere respirar aire puro (con una careta puesta, ¿eing?) y salgan a la azotea todo para justificar que hay que matar al que huele a muerto.

Me gusta: Ese guiño a Memento de la madre de la poli que sufre alzheimer. (Kiti Manver)

Raro pero guay: Tramita de “El profesor” con la Poli maltratada, y discurso emotivo de cómo una mujer maltratada es policía y tiene pistola pero aun así su marido le pone la mano encima cada dos por tres. Esa contradicción es curiosa y nos toca la fibrita, y al profe también. Cada día nos gusta más esta parejita.

Pese a ser una serie un poco dispersa a mis ojos y que chirrían algunas cosas, seguiremos disfrutándola y viendo por dónde nos lleva Tokio y su trupe. ¡Un abrazo a todos los que viven en un quinto sin ascensor!

vecina
Escrito por La Vecina del Quinto

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s