El 13 de febrero de 2002 atracaron a Joey Potter. O la secuestraron. O algo muy chungo… A ver, ha pasado mucho tiempo, y mi memoria ya no es lo que era, y hace unos cuantos años que no veo una temporada de Dawson del tirón (desde que hice las recaps de toda la sexta temporada), pero recuerdo ESTE episodio, y no precisamente por bueno sino por raro: el de Joey medio-raptada por un delincuente en las frías calles de Boston, que es donde tienen lugar las temporadas 5 y 6 de mi serie adolescente favorita. El episodio se llama “Downtown Crossing” y si queréis más pruebas de que es más raro que un perro verde, atentos a estos datos:

daw2

Joey es el único personaje que aparece en todo el episodio, ni rastro de Dawson, Pacey, la nominada al Oscar, Jackers… nobody. Otro: toda la acción del episodio transcurre “en tiempo real”, como si fuera 24 (la buena, la de Kiefer Sutherland, no esta mentira que han estrenado hace poco). Es decir, que los cortes de publicidad son 7-8 minutos que han transcurrido en la narrativa del episodio. Y luego está lo de los créditos de inicio, no sale la mítica canción de Paula Cole sino una cosa marciana sobreimpresionada sobre el cielo nocturno… ¿Y a cuento de qué todas estas rarezas? ¿Por qué no pelar una capa más de la cebolla Dawson-Joey-Pacey para en su lugar dedicarnos a hacer experimentos a lo Dogma (el movimiento, no la peli de Kevin Smith)? Let’s find out:

Para escribir esto he buscado en Google el título del episodio (mi memoria ya para lo que da) y he leído de refilón opiniones de blogueros diciendo que el episodio es “una agradecida pausa en mitad de todo el marisma emocional y los triángulos amorosos de los protagonistas”… y mire usted, no. Es, desde luego, una cosa curiosa, un intento “interesante” de contar una historia diferente en el contexto de una serie adolescente pero… sinceramente, el intento se queda en eso, intento.

Para empezar, esto lo hicieron mucho mejor en Sensación de Vivir cuando atracan a Brenda en el Peach Pit y luego le queda un trauma que pa’ qué –leed sobre las trágicas consecuencias psicológicas que le quedaron a la pobre en nuestro Libro de Sensa-: y, para continuar, el episodio es más aburrido que uno de esos partidos de baloncesto de One Tree Hill (a ver, que la serie la tengo a medio empezar, pero el baloncesto me produce una modorra letal). Pero vamos al meollo: un tío armado sale de la nada y obliga a Joey a sacar todo el dinero de su cuenta corriente en un cajero.

daw0

Joey, a la que casi le da un jamacuco al principio, lleva la situación con cierta tranquilidad y hasta entabla conversación con el atracador. Vale que en una serie donde hablan por los codos (cosa que AMO de esta serie y de la que jamás renegaré) era de esperar que Joey y el atracador se pusieran a hablar como si estuvieran en el bar over a couple of beers, pero la charla de estos dos alcanza niveles verdaderamente absurdos y absolutamente increíbles, incluso dentro de los parámetros de conversaciones poco creíbles de la serie. Mientras Joey le pregunta que cómo llega alguien a convertirse en traficante de drogas (daddy issues!) y luego en atracador, la chica consigue mantenerse con vida.

Pero es el final del episodio es lo que me dejó totalmente loco: un coche atropella al atracador y lo deja tirado sobre la nieve a punto de palmar. Joey quiere llamar a una ambulancia pero el atracador se niega porque la poli descubriría lo del atraco y, de repente, el tipo aprieta el gatillo… demostrándole a Joey que en realidad no había ningún peligro para su vida durante toda la noche. Sorry, what??? ¡Todo ha sido una engañifa! ¡Un atraco de mentira! Pero esperad que aún hay más: a Joey le da una lipotimia y se despierta en el hospital, donde conoce a la mujer del atracador (Mercedes McNab, Harmony en Buffy y Angel), que dice que su marido es lo peor y que no le da ninguna pena que lo hayan atropellado.

La serie nos vende entonces una redención rarísima del atracador: resulta que el dinero que le ha robado este a Joey era para su hijita pequeña, así que Joey saca el dinero del bolsillo del atracador y se lo mete en la mochila a la hijita de estrangis sin que nadie se entere, poco después de decirle a la niña que su padre es “un héroe” y que le ha salvado la vida, toma ya. He leído (porque yo estos significados profundos tengo que buscarlos online, que si no no me entero) que el episodio es una lección para Joey en la que aprende que puede “controlar su propio destino”… pero si la pistola del atracador en vez de ser de madera tiene balitas reales, ya me dirás tú qué control del destino ni qué leches, pero bueno.

Como digo, mi recuerdo del episodio no es exacto y puede que la conversación con el atracador, que ocupa todo el episodio, transcurriera en parte en el hospital y en parte en el cajero automático… no sé deciros. Lo que sí sé es que esto roza el nivel “capítulo anti-drogas de la semana”. Otra cosa que he leído (y así a lo tonto podríamos decir que esto es documentarse) es que, antes de palmar, el atracador y Joey cantan al unísono “Close to you” de los Carpenters, en un momento ya delirante de este episodio tan especial. Especial y olvidable, sobre todo para Joey, porque no le deja una sola secuela, a la semana siguiente ni se acuerda. Cual Poochie, toda esta trama se evaporó en el episodio posterior. Casi mejor.

BONUS EXTRA: ¿Quién besa mejor, Pacey o Dawson? The Neverending Battle Continues!

BONUS EXTRA 2: ¡¡¡La pregunta del millón!!! Ojooooooo Danger! Danger!

Anuncios

1 Comentario »

  1. Como dices, ese episodio libera a Joey de su post rompimiento con Pacey, su breve reunion amorosa con Dawson que vivia en ese entonce su duelo por la muerte de Flash (su padre, ja) que termino en los brazos de Jen, y de su coqueteo con el que seria el galan de One Tree Hill, y reconecta a la audiencia con la niñez de Joey y sus problemas con su delincuente padre.

    Siento que los escritores, que desde la temporada 3 auto bautizaron el show como Joey’s Creek, le dieron el protagonismo absoluto a Katie e intentaron darnos algo fuera del tedioso romance adolescente (que a lo mejor ya les estaba aburriendo en la sala de escritores) y quisieron darnos un toque de realidad, como acertadamente si lo consiguio Joss Whedon al escribir ese gran episodio llamado The Body en la quinta temporada de Buffy que sirivio de parentesis en la lucha con los acostumbrados demonios de la semana, la diosa gloria y la busqueda de la llave y un programado Spike que se siente atraido por Buffy. En toda esa locura, estaba el drama de Buffy y su familia y el desgarrador desenlace que tuvo en ese memorable episodio. Tal vez esa era la idea de los escritores, pero lamento que ni Dawson tuvo su episodio centrico porque (para los guionistas de esa temporada) les parecio aburrido escribir sobre un episodio sobre un aspirante a guionista-director de cine, o un episodio a Pacey que dejo la universidad para dedicarse a ser chef, o a una Jen que sigue en lios de amores, o incluso a un Jack que a pesar que empezaba a llevar una vida normal en materia de citas aun no queria sentar cabeza, en realidad si lo deseaba pero cuando se dio cuenta ya era muy tarde.

    Era obvio que Joey se sintio reflejada en la niña de “Harmony” y el delincuente le trajo los horribles recuerdos de su padre y su triste niñez cuando se lo llevaron preso y todo el drama de perder a su madre. Era el episodio para recordarnos a la sufrida Joey de Capeside y dejar por unos momentos a la College Joey post Pacey y Dawson.

    El episodio fue raro, pero tampoco malo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s