¿Está bien la relación de Alex Danvers y Maggie Sawyer? Sí, está interesante. Y hasta bonita. Y nos ha dejado buenos momentos interpretativos de Chyler Leigh, como cuando salió del armario ante su super-hermana. Muy bien. El problema es que quitando esto, y la presentación del Superman supercejudo y con superculito (un Superman clásico y estupendo, todo sea dicho), la segunda temporada de Supergirl está siendo peor que pegarle a un padre con un calcetín sudado.

11-1-hand

Con la mayoría de episodios me está pasando como con los episodios aburridos de Smallville: a los diez minutos, cuando veo que aquello no me va a interesar, lo dejo puesto de fondo mientras voy haciendo otras cosas. Estos batiburrillos de “Supergirl and all her Superfriends” no me interesan en absoluto, esto es un dislate cósmico para niños de 10 años y, si bien entiendo el rediseño de la serie al mudarse de cadena, lo cierto es que me gustaría cambiar unas cuantas cosas para mejorar la serie. Concretamente, estas:

1/ Jimmy Olsen debe morir: Admitámoslo, el único Jimmy Olsen que debía haber existido en esta serie es Winn; el actor es divertido, tiene unas dotes cómicas precisas y es la personificación del fotógrafo amigo de Superman (en este caso, Supergirl). Lamentablemente, los creadores de la serie decidieron que este Jimmy Olsen sería “James”, estaría mazas y sería el interés romántico de Supergirl. Muy bien. Resultó que el actor elegido era un muermo, un tipo carente del más mínimo carisma, y que su química con Melissa Benoist era la que tengo yo con los pomos de las puertas.

supergirl-cast-interview-comic-con

Es por esto que su tortuosa relación de “te quiero pero por algún obstáculo X no podemos estar juntos” fue un auténtico peñazo con la que la audiencia no podía sino BOSTEZAR. Esto lo vimos todos, los bíceps sí nos dejaron ver el bosque, y nos ventilamos pronto aquella relación introduciendo al nuevo interés romántico de Supergirl: Mon-El. El problema que surgía es, ¿qué hacemos ahora con Jimmy Olsen?

hqdefault

Pues lo que han hecho es liarla aún más parda. En vez de despedirlo, que era la consecuencia lógica del reboot de la serie, decidieron darle un nuevo rol a Jimmy: director de CatCo, la corporación multimedia (¿editorial?) donde trabaja (de Pascuas a Ramos, tampoco es creáis que se esloma…) Kara cuando lleva gafas y hace su guiñito a Christopher Reeve (loooooove her). Si ya era poco creíble “James” Olsen como fotógrafo, que no colgaba fotos ni de su desayuno en Instagram, el muy delincuente, imagínatelo ¡¡como director de un medio de comunicación!! Peor aún, ¡imagínatelo como sustituto de Calista Flockhart! Pero ahí no queda el estropicio; como lo de relegarle a “director que sale poco en pantalla” parecía no ser suficiente premio de consolación para el actor, van los guionistas y deciden convertirle en superhéroe. Sí, sí, superhéroe. De calle, a lo Arrow, pero superhéroe al fin y al cabo, con traje y todo. Se llama el Guardián, que es un superhéroe de los tebeos de hace ya tiempo, con su escudito retráctil y todo, pero que no tiene ningún sentido aplicado a Jimmy Olsen. Esto es como si Calista Flockhart decide combatir el crimen, se pone una licra ajustada y una capa roja y se hace llamar Power Girl… no, oiga; superhéroes sí, pero con un poquito de sentido común.

supergirl_poster
Como un pepino

Resumiendo: lo que era un problema en la primera temporada (Jimmy Olsen no funciona como interés romántico) es un nuevo problema en la segunda temporada (Jimmy Olsen no funciona como director-superhéroe en secreto). No preocuparse que tengo la solución al Problema Olsen: hay que matarlo. Una muerte trágica y super poignant que deje tocada a Supergirl al final de la temporada, que le haga plantearse colgar la capa y dejar de hacer el bien y exiliarse a la Zona Fantasma por no haber sido capaz de salvar a su mejor amigo y blablablá… los dilemas superheroicos, qué os voy a contar. De este modo no solo nos quitamos de encima a Jimmy Olsen y le damos una salida digna al actor/personaje; sino que además le damos un nuevo arco a Supergirl y un nuevo enfoque a la tercera temporada. PUM. Y que titulen el episodio “Jimmy Olsen Must Die”, que suena realmente bien, y que el villano que se lo carga sea… yo qué sé… Maggie Sawyer, a la que han lavado la cabeza los de Cadmus, y así Alex Danvers se enfrentará a su hermana en la tercera temporada teniendo que elegir entre Maggie y ella… Madre mía, chavales, si es que lo estamos bordando…

supergirl-calista-flockhart-season-2
Siempre se van los mejores…

2/ Que Supergirl sea la protagonista de Supergirl: Entiendo el concepto “superequipo” que tan bien ha funcionado en las otras series del Berlantiverse, pero no olvidemos que en dichos casos los equipos están al servicio del héroe titular. Y no hablo solo de las “misiones”, sino de la serie en su conjunto. Esto, cuando empezó, iba de Supergirl “coming to terms” con su naturaleza superheroica y lo difícil que era “fitting in this world” y lo de compaginar la vida laboral con la amorosa y… bueno, todo eso se ha esfumado. Supergirl ha pasado a ser un personaje más del reparto, con tramas secundarias en varios episodios en los que el foco es la backstory del Detective Marciano o las andanzas de Mon-El en los bares… No, oiga, vamos a ver, yo he venido aquí por lo de Supergirl. En la lata pone que el producto es “Supergirl”, denme lo que pone en la lata. Basta ya de meter personajes nuevos, como si fuera el Metro a primera hora, venga a entrar gente nueva… que si un día sale por ahí Jada Pinket no me va a extrañar. Propongo regresar a Supergirl como personaje central de la serie, pero… ¿cómo hacerlo?

Supergirl: De Superman a Supermal (… sorry)

Una buena idea sería no dar su vida ya por resuelta. Todos esos dilemas de la primera temporada parecen haberse perdido como lágrimas en la lluvia pero no es así, simplemente es que han decidido no explorarlos. Mi propuesta es plantearle dilemas terrenales a Supergirl: ¿realmente quiere ser periodista o solo lo hace por seguir los pasos de su primo? ¿Usa su profesión para estar al corriente de las cosas chungas y así poder evitarlas o en realidad le frustra no poder arreglar todo lo que descubre? ¿Y si tiene que mentir como periodista en sus artículos para encubrir sus actos como Supergirl? ¿Y si descubre que no encaja en ningún trabajo como simple “mortal”? ¿Cuándo veremos las kriptonitas de colores y sus efectos en la personalidad de Kara (esto en Smallville lo hacían cada dos semanas, más o menos)? ¿Como sería una cita de Kara con un chico? ¿Cómo compaginaría sus misiones de rescate con una relación con  alguien normal (que no trabaje en el DEO)?

Dirán lo que quieran de Superman IV (y lo dicen con razón, para qué os voy a engañar), pero el momento de la cita a cuatro bandas (Superman ha quedado con Lois mientras que Clark tiene otra cita con otra mujer al mismo tiempo) siempre me ha encantado como buen uso de la identidad secreta. Ya que Supergirl ha homenajeado varias veces al Donnerverse, no cuesta nada un homenaje más.

supergirl-209-8-600x406
Adoro a Kevin Smith pero su capítulo fue como una patada en la entrepierna

Dicen que Berlanti hace muy bien lo de que la audiencia empatice con sus superhéroes… bueno, pues a mí todas estas cosas de cantinas secretas con mil razas distintas de alienígenas como que me quedan un poco lejanas. Lo divertido de Supergirl es UNA TÍA DE NUESTROS TIEMPOS, FROM THE BLOCK COMO JLO, CON SUPERPODERES. Quiero ver a Supergirl con dilemas de la vida diaria, no me vale que un día cite Juego de Tronos y el siguiente aparezca comiendo pizza. Si todas sus tramas son galácticas y alienígenas a mí esto no me interesa. Less Super, more Girl.

3/ Hay que tener un plan: No sé vosotros, pero a mí cada episodio me parece una ocurrencia nueva, como si no hubiera un plan maestro para la temporada. Hoy Wonder Woman es la presidenta de Estados Unidos y es mala en secreto, mañana Mon-El entrena para ser superhéroe, y pasado Winn sufre una crisis porque no tiene superpoderes… ¿a dónde vamos con todo esto? Es como si la serie fuera dando saltos de un sitio a otro sin solución de continuidad. ¿Quién escribe el mapa de tramas, un gorrión? Una cosa que hacía muy bien Smallville, pero requetebién, era establecer al inicio de cada temporada 1) Cuál iba a ser el conflicto de Clark ese año y 2) Cuál iba a ser el villano del año. Es sencillo, pero funciona. Sitúa a la audiencia, dispara los arcos de cada personaje, genera expectativas y da una sensación de unidad muy rica.

Supergirl contra los villanos cutres

4/ Cadmus o Cadmus no, una solución quiero: Si Cadmus es la organización mala y chunga de la serie, que se muestre. Si Lena Luthor es la mala de la función, que lo sea. Quiero un big baddie, un malo titular. Esto de que cada capítulo sea prácticamente un universo nuevo (los daxamitas, los dominators, los otros, los de la moto…) me tiene la cabeza loca. ¿Quién es el malo de esta serie? ¿Quién le quiere hacer pupita a Supergirl? ¿Es Lena Luthor? ¿Es su madre? ¿Por qué? ¿Cuáles son los planes de Cadmus? ¿Qué persiguen? ¿Qué poder tienen? Un poquito de definición, por favor. La primera temporada lo hizo mejor: Maxwell Lord y Astra eran los malos. Hoy en día (y os aseguro que veo la serie al ritmo USA de emisión) no podría decir exactamente quién o quiénes son los malos. Y si queremos simplificar la serie, y parece ser que queremos, necesitamos un villano como el comer… Y ya que hablamos de esto…

cbs_supergirl_119_clip1_798511_640x360

5/ Un actor famosete como malo malísimo: ¿Qué está haciendo hoy en día James Masters? Me refiero al Brainiac de Smallville (aquí lo petó bien), el Spike de Buffy… ¿está muy ocupado? Porque podría ser un villano solvente. Me da igual que lo llamen Doomsday, Darkseid o Perico el de los palotes. Dadme un actor conocido para hacer de villano. Y siguiendo con Buffy, ¿por qué no ofrecerle un cheque a Sarah Michelle o al Señor Boreneaz? Quiero una cara reconocible que esté cada semana en pantalla en plan “Supergirl, te voy a mandar a los Miami a que te partan las piernas en cuanto te descuides”.

I love you, Melissa Benoist

Traer a Teri Hatcher desde Lois & Clark está muy bien, pero si va a hacer dos episódicos y hasta luego Lucas ya no me gusta tanto. Si queremos seguir tirando de actores con pasado Supermanaico, propongo traer –pero para quedarse un buen rato- a Allison Mack (eterna fan favorite Chloe Sullivan), Parker Posey (de lo mejor de Superman Returns… o de lo peor, para algunos) o Michael Rosenbaum (el mejor Lex Luthor de la historia, y punto).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s