Brie Larson no quiere ser una It Girl. Brie Larson sólo quiere ser Brie Larson, es decir, una actriz bastante competente que se llama como un queso. Yo apenas la he visto en la primera 21 Jump Street y, más seria, como novia de Miles Teller en The Spectactular Now y hermana de Amy Schumer en Trainwreck. El ultimo papel es brevísimo y vale, lo hace bien, pero es en los dos primeros donde me demostró que tenía madera para esto. Es ahora, con su papel en Room, que todo el mundo la está alabando y promocionando como la nueva chica de moda de Hollywood, lo que se viene llamando la It Girl. El problema es que la Señorita Queso le tiene tirria al concepto y así lo ha declarado en el programa de la mañana dominguera de la CBS, donde además se ha preguntado qué es exactamente eso de It Girl.

brie1

Nos alegramos de que nos hagas esa pregunta, Queso Brie. Y como en Brenda Forever lo acabamos de buscar en Google somos plenos conocedores del término,  te la vamos a contestar: It Girl se usa para definir a una mujer de un tremendo atractivo, no necesariamente guapa, pero muy atractiva. La idea es que cuando ves a una It Girl, la reconoces al instante. Esto es como el amor, simplemente lo sabes. La expresión nació en 1927, cuando se estreno la comedia romántica (muda) It protagonizada por Clara Bow. La novelista Elinor Glyn, escritora del libro en la que se basó dicha peli, describió el encanto de la actriz protagonista en estos términos: “Siendo It, conquistas a todos los hombres si eres una mujer y a todas las mujeres si eres un hombre”. Claro, como no sé definirlo, ¡digo que vale pa tó! Es como lo del Humo Negro en Perdidos, ¡pa tó!

brie2

Ojo, es importante no confundir It Girl con Cool Girl, que es como Gillian Flynn definió a la pajarraca esa de Gone Girl (our very own Pili Halliwell habló del concepto aquí). La diferencia básica es que la It Girl es difícil de definir, te puede encantar un minuto para resultarte odiosa al minuto siguiente por las mismas razones… y es por esto que un término peligroso, ya que no puede haber tres It Girls al mismo tiempo, solo puede quedar una (para pegarle a una actriz la pegatina de It Girl hay que arrancársela de cuajo a la que la tenía hasta el momento, y esto implica un desenamoramiento mediático automático™, véase el caso de Anne Hathaway hace unos años).

acd014c25f957984ab1c6f42607ef141

Lo que mola es pasar de It Girl a estrella asentada, tipo Jennifer Lawrence (ella solita se echa a los hombros Joy y aguanta el peso estupendamente), es decir, usar la etiqueta como trampolín, emplear la exposición en los medios a tu favor. Lo que no mola es ser la nueva It Girl con tan solo una película y luego no petarlo nada en absoluto y hasta tener problemas para encontrar curro (véase el caso de Gretchen Mol y su carrera post-Rounders). Lo ideal, claro, sería un mundo sin etiquetas y en el que los mass media e internet no marcaran el pensamiento colectivo, pero también sería ideal que yo tuviera una editorial llamada Hermanos Walsh y trabajara codo con codo con Tiffany Thiessen (me invitaría a su casa a cenar), Shannen Doherty y Jennie Garth.

2 Comentarios »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s