The Leftovers no es teenager. Ni un poquito. Así que hablar de ella en Brenda Forever es raro. Llevo semanas buscando un enfoque teen, el que sea, para colar un post sobre mi serie favorita en la web (no sería la primera vez… ahí está el “Especial Teen” de Bates Motel). Tras mucho pensarlo, he decidido que lo mejor es hablar de ella sin mentir, simplemente porque me apetece hablar de esta maravilla de la HBO… y gracias a esto, casi sin quererlo, ha aparecido el ángulo teenager, él solito. Y es que lo adolescente tiene más importancia en The Leftovers de lo que parece a simple vista (a partir de aquí hay MEGA-SPOILERS de la segunda temporada y de toda la serie).

left2
Para empezar, esa angustia vital en la que los personajes y la propia serie vivían instalados en la primera temporada era netamente teen (netamenteen). En la segunda temporada, los personajes se han permitido algunos ratitos de felicidad o al menos intentan conseguirla de manera más activa, pero el disgusto y la confusión ante lo que les rodea sigue ahí, impregnándolo todo. Imaginad esa sensación que teníamos en nuestros años mozos cuando nos pasaba algo malo: el mundo se acababa, era el fin, de ese hoyo ya no salíamos… Bueno, pues ahora visualizad que se acaba el mundo, pero de verdad. En The Leftovers, el mundo tal como lo conocíamos se ha acabado. Y el dolor es permanente, inescapable, eterno. Un romper fotos de Dylan mientras suena R.E.M. eterno. En bucle.

left3

Luego está el papel clave que juegan las chicas “desaparecidas” en la segunda temporada. En el episodio 2×09, Ten Thirteen, se rebela de forma magistral que no se evaporaron de la faz de la Tierra a causa de una nueva desaparición masiva de personas, sino que fue una gamberrada adolescente cuidadosamente preparada y ejecutada por las chicas (esperemos que en el episodio final de temporada se nos explique con detalle cómo acaban en la secta de los Guilty Remnants). Como ha rebelado Damon Lindelof en varias entrevistas, las chicas podrían haber sido víctimas de una segunda oleada de evaporaciones espontáneas, pero no, daba mucho más juego que el detonante de la temporada fuera una rebelión adolescente. Las chicas, hartas de ese pueblo “sagrado” en el que viven, al que “todos acuden para cambiar pero nada cambia” (Evie dixit), deciden rebelarse ante su realidad sin decirle nada a los adultos, incapaces siempre, bien lo sabemos, de entender las rebeliones justificadas. Veremos si la trastada no les sale más cara de lo debido a las chicas. Algo me dice que así será…

left0

Finalmente, hay que hablar de la impresionante labor de Margaret Qualley, que da vida a Jill, la hija de Kevin Garvey (otro que tal baila, el marido de Jennifer Aniston está de Emmy). Su interpretación en cada una de las dos temporadas es como el día y la noche. En la primera, todo eran mohínes, desapego, frialdad, una desconexión extrema entre el mundo (sus padres, sus amigos, su futuro) y ella. En la segunda, la chica se ha convertido en un agente del cambio, haciendo de pegamento para unir a su nueva familia, interesándose por un chico que representa mas o menos todo lo que ella niega, y cogiendo las riendas en la relación con su padre. La actriz está bordando el retrato de adolescente madura, inteligente y decidida, y lo hace con la misma convicción con la que en la primera temporada nos hundía en su pozo de miseria. Una actriz estupenda que apareció en Palo Alto junto a James Franco y mi querida Emma Roberts, y que aparecerá próximamente en The Nice Guys junto a Ryan Gosling y Russell Crowe; la adaptación hollywoodiense del manga Death Note; y en Novitiate, de una joven que quiere meterse a monja en los 60 y se lo piensa dos veces (aquí comparte cartel con Dianna Glee Agron).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s