Hace poco me tomé unas vacaciones de Dublín para visitar Edimburgo y Londres. Los que hayáis visitado el Reino Unido, o viváis allí ocultos en el desván de una pareja octogenaria de Leeds (la mejor manera de vivir), ya sabéis que lo de esta gente con los libros es una auténtica locura. Las famosas charity shops te venden cualquier libro que puedas desear por una libra o dos como mucho, con lo que puedes pillar gangas como The girl on the train (la nueva Gone Girl, de la que ya han anunciado peli) por una libra cuando en las tiendas está a 15-20. He aquí la primera pega para no comprarme Wildflower, la autobiografía happy (bioppy?) de la siempre entrañable Drew Barrymore: es tan novedad editorial, está tan fresquita la tinta, que aún no le ha dado tiempo a que esté disponible de segunda mano.

drewm

El libro tiene tapa grande y dura y cuesta un pastizal. Esto no es problema para mí, suelo gastar poco o nada en ciertas cosas para gastar bastante o mucho en libros y revistas, por lo que estaba dispuesto a pagar por Drew. Pero llegó el momento del hojeo y ojeo, con hache y sin ella, del interior del libro… y dejad que os diga una cosa: cuando miras en el interior del libro encuentras dudas.

drew2

En primer lugar, ningún capítulo dedicado a Scream. Ya, ya sé que Drew ha hecho muuuuchas mas cosas que Scream, pero también sé que esa es la peli que revitalizó su carrera en los 90, así que un capítulo entero dedicado al de la careta hubiera sido lo suyo. Además, hace poco falleció Wes Craven y la actriz siempre ha hablado muy bien de su experiencia con él rodando la peli… en definitiva, era algo que podía esperarse de una biografía de Drew Barrymore. Pero bueno, puedo pasar sin esto; puedo leer sobre su complicada infancia y adolescencia, E.T., los mofletes de sus hijas y Los Ángeles de Charlie, no problem. (¿Será verdad eso de que Elizabeth Banks va a hacer un reboot de esto?)

El problema es que, quitando las dos películas mencionadas, creo que no se detiene en muchas más. De hecho, parece que le dedica muchas mas paginas a sus maravillosas hijas, a su madre y a las amapolas. A ver, no me entendáis mal, yo estoy muy a tope con Drew y cuando saque sus memorias en edición de bolsillo probablemente me lo pille, pero ahora esperaba más el lado cinéfilo de su vida que el lado amapolas. No me lo tomes a mal, Drew. Además, Drew, ¿acaso te has comprado tú nuestro Libro de Sensa? Pues hale, we are even.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s