El viernes 6 de noviembre se pone a la venta nuestro MEGA-LIBRO de Sensación de Vivir y la familia Spelling ya está haciendo cola en la entrada del Vips (más vale prevenir que curar, bien lo sabe Tori…) para conseguir la guía definitiva de Sensa. Tanto Pili como yo lo hemos dado todo escribiéndolo y, además de divertirnos y descubrir 10 secretos de la serie que nos dejaron locos, hemos sacado valiosas lecciones vitales. Estas son las cosas que he aprendido yo:

Sin título 4

Internet es el mal: No se dónde leí que antes, si queríamos distraernos cuando escribíamos, mirábamos por la ventana… y que ahora  la ventana ES donde escribimos. La tentación de consultar Gmail, Facebook y Twitter “solo una vez más” es la mayor enemiga que he tenido cuando tenía que ponerme “serio” y escribir. Como me fue imposible controlarme, tuve que apagar la opción de wifi del portátil. Como poner un candado en la nevera.

Ahora estoy del lado de los padres: Jim y Cindy Walsh, a los que de adolescente veía como demonios (sobre todo a Jim y sus tirantes) me parecen ahora dos señores muy razonables y flexibles. Esa Brenda los traía por el camino de la amargura… A esos pobres santos…

Por fin se como se escribe Minnesota: He tenido que escribirlo unas 723 veces (es el lugar de nacimiento de Brandon y Brenda y en las primeras temporadas lo mencionan hasta en la sopa), y al menos en 722 he dudado como se hacía. Como cuando escribes Alanis Morissette. Pero ya me lo he aprendido: MINNESOTA.

Sin título

Los protagonistas lo petaron por algo: La locura colectiva desatada por Sensa entre los adolescentes de todo el mundo (recordemos que en España Telecinco monto un concurso de dobles de los actores) es muy sencilla de explicar: tenían carisma. Volver a ver la serie desde el principio me ha (re)descubierto a Jason Priestley, Luke Perry o Shannen Doherty.  No están para ganar el Oscar, pero tienen ese brillito especial que los distingue de la plebe.

Las series de los 90 eran muy locas: Las primeras temporadas de Sensa tenían mas de 30 episodios. Repito, más de 30 por temporada. Normal que hubiera muchos momentos que lamentar. Eso no te lo sacan adelante ni Woody Allen y Aaron Sorkin poniéndose a cuatro manos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s