ls

He tenido varios días libres y horario de mañana, lo que se ha reflejado en un aumento notable de las cosas que he visto en cine, tele y tostadoras esta semana.

Empecemos por lo que he visto en cine, la divertidísima The Martian (cuando leí que en España la han titulado Marte se me partió un poquito el corazón) de Ridley Scott. Hace un trabajo buenísimo cogiendo lo mejor del libro y descartando lo demasiado científico y/o aburrido (para mi gusto, en la novela hay demasiado tecnicismos). Una pena que Jessica Chastain y Michael Peña no tengan oportunidad de lucirse.

En casa, he vuelto a ver Atracción fatal y qué peliculón, madre mía. La tensión que crea Adrian Lyne es una cosa insoportable (al final pierde un poco de gas porque aguantar presionando todo el partido era imposible) y Michael Douglas y especialmente Glenn Close están descomunales. Me he bajado Swimfan (Fanática), el inconfeso remake teen de la cinta, ya os contaré qué tal. Además, 3 Days to Kill, una mezcla rara y algo ridícula de cinta de acción y comedia francesa que se queda en un experimento fallido. Eso sí, Kevin Costner está entre correcto y bien, Hailee Steinfeld (quizá lo mejor de Pitch Perfect 2) mejor como su hija rebelde y París tan bonita como esperábamos.

También cayeron Cop Car, que no me gustó nada aunque el detonante molara tanto (dos chavales se encuentran un coche de policía abandonado, se montan en él y un desatado Kevin Bacon quiero recuperarlo…), Ex Machina (que muy bien y todo lo que queráis pero es predecible y aburrida, por muy bien que estén escritos los diálogos y por muy bien que estén los actores) y una “comedia” llamada Identity Thief que tuve que quitar a los 20 minutos (ver a Melissa McCarthy perseguir por la autopista a Jason Bateman no es lo que necesito en mi vida).

Además de darle caña a nuestros programas de cocina habituales, le dimos una oportunidad al piloto de You, Me And the Apocalypse, un pufazo tremendo que no tiene nada que contar (por mucho que Rob Lowe esté divertido como cura… pero el papel de “cura guapo” ya es un poco viejo, ¿no?), al de Silicon Valley (lo quitamos a los 10 minutos, no es para nosotros) y al final de la tercera temporada de Louie (la trilogía de capis en los que Louie CK entrena para ser presentador del Late Show, con David Lynch de entrenador, es inmensa). Y rematamos todo esto con OCD and Me, un documental sobre irlandeses que sufren el Obsessive Compulsive Disorder… es bastante chunga la enfermedad, la verdad. Eso sí, el documental se quedaba un poco en cifras y superficies, no indagó en la enfermedad todo lo que esperaba (no sé mucho más de la enfermedad que antes de ver el documental).

Y vosotros, ¿qué habéis visto la última semana?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s