Sharknado 2 (2014) Ian Ziering
El arte urbano estaba alcanzando cotas surrealistas

Empieza la cosa “a 32 kilómetros de la costa de Mexico”, con un carguero dedicado a la captura de tiburones donde el capitán, algo así como el Corto Maltés del Covirán, ordena a la tripulación que arranque las aletas y tire el resto de tiburones al agua. Parece ser que el tiburón no es como el cerdo, del que se aprovecha todo. Lástima.

s1
La nueva atracción de Aquopolis era fuerte de verdad

Un tipo con aspecto de Corto Maltés, pero en versión Carrefour Discount, le arroja a un chino con gafas un plato con sopa de aleta de tiburón (aunque parece que solo lleva un huevo escalfado y mucha agua, para rellenar). El chino prueba la sopa: “Es buena, pero no excelente”. A Corto Maltés se le queda el culo torcío. Aún así, el chino le dice que sus socios y él están dispuestos a pagarle un “precio razonable”, 100.000 dólares. Corto Maltés se ríe en la cara del chino y le dice que quiere “un millón por toda la captura, ni un penique menos”. El chino dice que eso es mucha pasta por un botín tan escaso y Corto le dice que hay “20.000 tiburones” nadando en su dirección en estos momentos y que cuando los atrape un millón le parecerá una ganga. El chino sube su oferta a “500.000” y Corto, cansado ya de tanto regateo (¿qué es esto, un bazar?), saca una pistola para terminar con la tontería. El chino claudica: “creo que ya tenemos trato”. Le da “el depósito”, una caja llena de fajos de billetes, y le dice que el resto se lo dará cuando lleguen a puerto.

A Corto se le aparece en dollar sign en los ojos y le suelta al chino un speech para el recuerdo: “¿Sabe qué es lo que he aprendido aquí? Que no somos nosotros los que debemos temer a los tiburones sino ellos a nosotros”. Y brinda con el chino con dos tazas de té azul cobalto, un brindis cutrísimo, aún peor que brindar con vasos de agua. El horror.

s3 TORMENTA

El agua se agita, el que está el timón informa a Corto de que la tormenta que se avecina es muy fuerte y que tienen que rodearla. Corto le dice que haga lo que tenga que hacer, que él tiene que volver abajo. Seguramente se vuelve abajo para no seguir viendo ese CGI infame en el que las aguas agitadas parecen estar en un universo paralelo con respecto al barco que supuestamente están agitando. Pero al volver al camarote, el chino ya no está allí.

s4 TIBURÓN DEVORA TÍO
Aquel crucero del Imserso incuía desagradables sorpresas

La tormenta ya está sobre el barco y trae consigo… ¡un tiburón! Que cae de panza en la proa del barco y se zampa al tío que estaba al timón, se lo come como si fuera una boa constrictor, empezando por los pies y avanzando poco a poco. Sharksnakenado!

s5 STEVE SURFEA
“¡Esto es un comeback y no lo de Travolta en Pulp Fiction!”

El chino, con la cajita con el dinero y un revólver en la mano intenta escapar del barco (¿¿y saltar al agua?? ¿cuál es exactamente su plan?) mientras Corto le persigue. Varias dudas en este momento: ¿no sería mejor, qué sé yo, fingir que el trato sigue en pie y esperar refugiado en el camarote ahora que, ya sabes, CAEN TIBURONES DEL CIELO? ¿No había otro momento para escapar? “Voy a escaparme de aquí ahora que se precipitan estos escualos from the sky, sí, es mi momento”. Smart move.

El chino le dice a Corto que hay un “cambio de planes”, que se queda la pasta y “lo que queda del barco”.  Corto, que es el tipo más duro que ha sido grabado por una cámara desde Chuck Norris, le dispara al chino en la pierna y esboza una sonrisa: “Me parece que no”. Antes de que el chino pueda medir el alcance del balazo en su tobillo, un tiburón salta al barco, le muerde y se lo lleva bajo agua. Sin misterio ni presentación ni nada, un aquí te pillo aquí te mato. El modus operandi de estos tiburones es “el método tronista”, un pillar cacho en cuanto se pueda. Sin romances vacuos.

Corto se asoma a ese mar bravo a ver si de verdad ha aparecido de la nada un tiburón o es el “seasick” y está viendo alucinaciones… Y sí que es un tiburón, sí. De hecho, ve a unos cuantos, especialmente a un tiburón martillo (ese que tiene una cabeza no como un martillo, sino como un yunque), que se abalanza sobre él y le… ataca… o algo. Los efectos especiales son tan malos que no se ve bien si le da un aletazo que le rasga la cara o le da un bocado que le desgarra el moflete… en fin, que el editor tiñe la pantalla de rojo para dar a entender que Corto ha palmado. Esta película es muy de ir deduciendo lo que pasa, más que de verlo en la pantalla.

s6 STEVE Y COLEGA
“Canta como Busta: somos dos hombres con un mismo des-ti-noooooo”…

Montaje de unas playas donde la peña está paseando, nadando y disfrutando de la vida. Ian Ziering, el mítico Steve Sanders, pasea con su tabla de surf y le dice a un compañero que hoy hay olas muy fuertes. El colega que le acompaña, al que llamaremos El Pelos por si singular peinado en abanico, está más centrado en una morena con bikini azul turquesa que en las olas y Steve le alaba el buen gusto: “Hay muy buenas vistas”. Steve se mete en el agua a surfear un poco y le hacen el típico plano de lejos a un doble, para que no se note, mientras intercalan planos cortos de Ian Ziering mirando al infinito… que debe estar de pie sobre el maldito suelo de un estudio de Los Ángeles haciendo como que surfea. Disgusting. Pero Steve lo da todo. Grande, Steve. Surfeando hacia el hype definitivo.

El Pelos se mete al agua con su moto de agua y recoge a Steve mientras le dice que se avecina una buena tormenta. Steve, que cada mañana consulta Yahoo! Weather antes de salir de casa, le dice que es un “Huracán Mejicano, malo para ellos pero bueno para nosotros”. El Pelos, tirando de ingenio, le dice que si eso de “Huracán Mejicano” no es un cóctel. Escucha, Pelos, no sé dónde te tomas tú las bebidas, pero “Huracán Mejicano” no es ningún cóctel. Lo que sí puede ser una sopa, y muy rica, es “Sopa de carne humana con aleta de tiburón”; no sé si me entiendes…

s7 JESSICA Y PADRE KEVIN
Ojo al póster de la pared, ¡Steve Sanders llevaba peluca en 1986!

Una locutora llamada Jonni Waves (Jonni “Olas”, ¿lo captáis?), informa de lo mal que se está poniendo el tiempo y el agua, con esas olas locas, muy malo para los surfistas (ni “es bueno para el campo” ni nada, aquí lo que importa son los surfistas). Una camarera en bikini rosa y considerablemente ardiente, a la que llamaremos Jessica Simpson a falta de confirmación oficial, va recogiendo vasos de cervezas en un bar llamado “Fin”… que aún no sabemos si es un mensaje del film en plan “Los protagonistas que van a morir empiezan la peli en un bar cuyo nombre anticipa su destino”, o es simplemente el nombre del dueño del bar.

s8 PADRE KEVIN BEBE
“No gano para disgustos, primero Kevin y ahora tiburones voladores…”

Jonni Waves sigue informando del “Huracán David” (¿no era el “Huracán Mejicano”, así, en genérico?), que ya ha golpeado la costa del Oeste de Méjico y que se acerca lentamente hacia California (lo de que llega cargado de tiburones voladores se lo calla, ¡¡manipulación-en-televisión!!).

Jessica Simpson se lamenta de las noticias: “¡Ahora no! ¡Fin está en el mar!” (o sea, que sí, que el dueño del bar se llama Fin y debe de tener buena relación con la camarera, puesto que esta no desea su muerte inminente… como todo trabajador). Un tío que se está tomando una cerveza al lado de Jessi Simpson, y que resulta ser el padre de Kevin en “Solo en casa”, la tranquiliza diciéndole que no se preocupe por Fin, que es “el mejor surfista que he conocido… aparte de mí en mis mejores tiempos, claros”. Jessica Simpson le pregunta que cuándo fue eso, si durante la guerra civil o antes. El Padre de Kevin se levanta y la manosea en plan “no soy tan viejo” y la camarera le inmoviliza la mano mientras le grita que puede tocar cualquier cosa del bar, menos a ella (¿también puede tirar él las cañas?). Con el movimiento brusco se le cae la caña al Padre de Kevin, que ve de refilón una cicatriz en la pierna de Jessica Simpson (cutre como ella sola, parece más bien la marca de un neumático). El Padre de Kevin le dice que cómo se la hizo y ella responde que se cortó “depilándose”. Que debe depilarse con la “Gillette Sierra Mecánica”.

s10 ALETA
Aleta, the most dangerous shark in the world

Jonni Waves vuelve a subir el volumen (aunque no esté físicamente en el bar, creo que se auto-regula ella sola, sabe cuando puede meter baza) y dice que lo bueno del huracán es que “va a bloquear la entrada de tiburones en la costa de California”. El Padre de Kevin dice que sí, que ojalá el huracán mate a todos los tiburones. No que los bloquee, no, no; que los mate. Jessica Simpson coincide: “Ya me gustaría”. ¿Pero qué es este odio hacia los tiburones? ¡Tiburofobia! Free sharks! Free Winona!

La chica del bikini azul, la que era una “muy buena vista” según Steve Sanders, sale a surfear. Bueno, a ver, todavía a surfear no, hace esa cosa que hacen los surferos de tumbarse encima de la tabla e ir nadando sobre ella, adentrándose en el océano hasta encontrar una buena ola… o hasta sentarse sobre ella y quedarse mirando el horizonte (que es una pose muy chula, las cosas como son). En cualquier caso, Steve ve a Bikini Azul y sale a su encuentro. Con los dos sentados sobre la tabla, posando cool, la chica le pregunta a Steve que cuándo fue la última vez que surfeó: “te demostraré cómo se hace, abuelo”; y Steve la sigue en plan: “¿¿Abuelo??”. Para lo bien que se mantiene Steve, yo también encuentro inapropiado que le llame “abuelo”. Sí, vale, ha perdido un poco de pelo pero ¿¿abuelo?? Será en todo caso un GILF, “grandpa I´d Like To Fuck”. Steve, you still got it!

s11 SANGRE

Los chicos empiezan ahí a surfear a tope (o sea, a fingir que surfean) y Steve ve cómo se acerca un tiburón peligrosamente a Bikini Azul, que impacta contra su tabla y tira a la chica al agua. El tiburón, al que llamaremos Aleta puesto que es lo único que vemos de él, persigue a Bikini Azul mientras Steve nada a todo poder hacia ella, para… ¿ahogar al tiburón con sus manos?… ¿montar al tiburón como a un toro mecánico?… No sabemos muy bien para qué, quizá para meterle alcohol en el ponche como hacía en “Sensación de Vivir” (todos aquellos años debieron servir para algo), pero está claro que Steve quiere ayudar. Ojo, que podría decirle luego a la poli “yo solo vi una aleta como de gomaespuma, no parecía un tiburón” y nadie podría culparle de nada. Pero él no, él se involucra.

Bikini Azul se agita en el agua como si le estuviera dando el baile de San Vito de El Último Guerrero, el cámara sufre espasmos similares, y Steve… bueno, Steve sigue nadando hacia ella. Esto es como “Oliver y Benji”, que ya podían estar corriendo media hora que el campo nunca se acababa. Pues igual. El agua comienza a teñirse rojo, Aleta le ha soltado ya un par de bocados a Bikini Azul… que desaparece bajo el agua. Otra muerte fuera de plano, deliciosa maniobra. El director de esto es un firme defensor del “menos es más”. Es un fanático.

Steve grita para alertar a los bañistas: “¡Tiburones, salid del agua!” pero no le escucha nadie y claro, pasa lo que pasa, que los tiburones llegan a la orilla y empiezan a zamparse a la peña como en un buffet libre, “eat as much as you can”, repitiendo de todo: brazos, rótulas, codos… que el ritmo no pare no pare no. Los vigilantes de la playa (no, esos no) se dan cuenta del destrozono tiburonil y alertan al personal de que hay tiburones, que salgan cagando leches de la playa. A Jessica Simpson, que observa todo tras el cristal del bar de Fin/Steve (un bar que está sospechosamente cerca de la orilla, una cosa es “Primera línea de playa” y otra es esta cercanía obscena), se le cae la bandeja con las cervezas al suelo. A ver si eso sale ahora de su bolsillo o qué pasa aquí. Que lo de “¡Tiburones, tiburones!” está muy bien, pero las cervezas no salen de un grifo mágico de las rocas. ¡Steve Sanders está pagando por esto, mujer!

s12 OJO
Esto es el ojo de un tiburón. La magia del cine.

Los bañistas, pese a ser gente de naturaleza “pachorril”, ven aquella sangría y deciden salir echando mistos. Mientras, el colega de Steve, El Pelos, reta a Aleta (sí, sí, le reta) al grito de: “¡Ven aquí, maldito tiburón!”, que no sé yo si es el mejor modo de encarar esta situación. El tiburón, que tiene un oído muy fino, da media vuelta cuando iba a atacar a Steve y se dirige a la moto de agua del Pelos, mordiéndole todo el tobillaco, que empieza a sangrar como un aspersor de jardín público en noche de verano. Pero Aleta suelta a su presa cuando Steve le da en toda la cabeza con el pico de su tabla de surf. Sí, sí. Diríamos que Steve ha intentado hacerle el clásico piquete de ojos pero en este caso con una tabla de surf. Y a un tiburón. En el agua. Pero oye, ha funcionado; porque Aleta se marcha con el rabo entre las piernas. A pesar de que los tiburones carezcan de rabo o piernas. Steve le ha salvado la vida al Pelos.

s13 STEVE ATACA
Este movimiento se lo enseñó Dylan

Luego viene un diálogo de esos marca de la casa de “Sharknado”:

– Estos tiburones no tienen educación.

– ¿Educación? Creía que eras australiano, no británico.

– Soy de Tasmania, ¡colega!

Es apasionante como, en mitad de una crisis donde vuelan las extremidades por culpa de las dentelladas de una bandada de tiburones asesinos, los protagonistas del invento encuentren tiempo para ponerse al día sobre sus respectivos orígenes. Aunque habremos de estar de acuerdo con El Pelos, esos malditos tiburones podrían haber mandado un watsapp o algo avisando de que estaban a punto de llegar. Hay maneras y maneras de comerse a la gente.

s14 COMPIS
El croma de “Sharknado” provoca vómitos, literalmente

Steve llega a la orilla y tumba al Pelos y su piel morena sobre la arena. Nadas igual que una serena. Un vigilante de la playa, que estaba allí como esperando a los dos protagonistas pese a que hay gente desangrándose a diestro y siniestro, dice que va a hacerle un torniquete. Jessica Simpson le da un cachete a Steve en plan “¡Podrías haber muerto!”. Dos apuntes: 1) Jessica, eres la peor actriz del planeta, ¿realmente estabas preocupada por la vida de Steve? Porque has dicho tu frase como si estuvieras diciendo “se ha quedao buena tarde”. Y 2) ¿De qué acusas a Steve exactamente, de haberle salvado la vida a su colega en lugar de haberse salvado él a solas, o de no haber previsto el futuro con respecto a la invasión de tiburones asesinos? Te recuerdo que hace apenas unas secuencias estabas en el bar escuchando a una DJ diciendo que el huracán iba a “bloquear” la entrada de tiburones en la costa. ¿Qué se supone, que Steve debía predecir el futuro? ¿Es un mutante que ha renunciado a sus poderes precognitivos y por eso le has dado el cachete?

s0 PEINADOS SIMILARES
Distintas razas, mismo peinado

Luego llega otro diálogo calentito. El Pelos se hace el machote diciendo que su herida en la pierna no es nada: “Es solo un mordisquito, el tiburón solo quería picar algo”. El vigilante de la playa piensa “Ah, ¿que este es el rollito? ¿que esto es The Comedy Show? Pues aquí está mi aporte” y suelta: “A los tiburones no les gustan las acelgas”. A lo que el compañero de Steve replica: “Muy gracioso”. ¿Qué pasa, que ahora de repente ya no hay comedia? ¿Que solo puedes hacer chistes tú? Jessica Simpson mira al infinito en plan “madre mía qué movida esto de los tiburones”, pero también podría ser en plan “esta noche el bar se me va a petar de heridos, a ver qué faena hago para la cena”. Steve le pregunta si está bien. Jessi dice que sí. Esta chica es un enigma.

s17 PLANO GENERAL

Más tarde, en el bar de Steve, descubrimos que el chico está atendiendo la barra. Es el barman, dueño y señor del chiringuito. El Pelos, sentado comiendo cacahuetes y recuperado ya del mordisco de un tiburón (a ver si este tiene poderes curativos y  también es un mutante), está fanfarroneando con lo de su pierna. El Padre de Kevin (que debe VIVIR dentro del bar, quizá cansado de los dolores de cabeza que le daba Kevin cada vez que se iban de vacaciones en navidad) no parece demasiado impresionado y les pregunta a nuestros “héroes” si van a volver al mar a nadar. Steve dice que lo de los tiburones es algo pasajero (sí, de hora y media concretamente), que han venido por la tormenta. A Jessica Simpson le da un acceso de amor y se abalanza sobre Steve para besarle, pero este le hace una pseudo-cobra, una culebrilla podríamos decir, y le dice que qué hace. Jessica le dice que qué pasa, que si cree que es demasiado mayor para ella. Steve dice que es su jefe y que vuelva al curro. Jessica se queda toda chafada. Jessica, crack, ¿no había mejor momento para entrarle a tu jefe que con El Padre de Kevin y El Pelos de mirandas?

s18 STEVE RUGE

El Padre de Kevin le dice a Jessica que tiene “el complejo de Electra”, que es cuando “la hija” se siente atraída por “el padre”, y brinda con su botellín “por Electra” chocando su cerveza con la del Pelos. Madre mía, debería intervenir aquí Jennifer Garner o algo.

s19 TARA BEGINS
“American Pie” y “Sharknado”. Lo que se dice dejarlo en alto.

Jonni Waves vuelve a la carga desde la televisión: ”David es el primer huracán que podría azotar el estado de California, ahora se acerca a las costas de Santa Mónica”. Jonni acaba echándole la culpa de todo al “calentamiento global”; que en cuestiones de clima es como “la crisis” para tema laborales en España: “Uy qué mal está todo, esto es cosa LA CRISIS”. De hecho, la próxima película de Wes Craven va sobre un monstruo llamado así, La Crisis.

Steve llama por teléfono a Tara Reid, que contesta como “April Wexler” pero no esperéis que nosotros o un solo espectador de “Sharknado” se refiera a ella como April. Steve le dice que cuándo ha vuelto a utilizar el apellido “Wexler”; con lo que nos queda claro que: 1) Están separados; y 2) Se ha puesto demasiado “gloss” en los labios, porque le brillan como si estuviera iluminando la pista de aterrizaje para un avión. Steve le dice que sólo quería asegurarse de que ella y “Claudia” (¿su hija?) estaban bien, que se acerca un huracán y que… Tara Reid le corta de raíz y le pregunta que si es que necesita dinero. Steve insiste, le dice a Tara que se vayan de la ciudad y Tara replica: “¡Pero si estamos a más de 100 kilómetros del océano!”. Steve la corrige: “Estáis exactamente a 10 kilómetros del océano y en días como hoy no es suficiente distancia”. Yo tampoco conozco muy bien las medidas y distancia de mi casa pero equivocarse en 90 metros tiene tela, Tara.

s65 NO DA CRÉDITO
Repasó su filmografía en IMDb y no daba crédito

Steve le dice que irá a por ellas y Tara Reid le dice que ya tienen a un tal “Collin” para que cuide de ellas. Steve le dice que vale, pues que le deje al menos que se lleve a Claudia, que será su “semana del mes”. Tara Reid le dice que la verá “el día 20, como siempre”, y le cuelga el teléfono. Steve quiere aplastar el teléfono con sus manos, Jessica Simpson le ve alterado y le pregunta con quién hablaba. Steve: “con mi mujer”. No están divorciados pero sí que hay grandes distancias afectivas entre ellos. Ojalá hubiera un gran desastre natural que les obligara a convivir y reconciliarse, ¿no?

s20 TIBU VOLADOR
“Shark Ghost”, coming soon

Steve dice que cierra el bar (él lo llama “restaurante”) porque se acerca la tormenta. La peña se queda un poco “WTF” pero Steve va muy en serio. Eso sí, aprovecha para meter una cuñita “Recordad, el martes es el día del taco”. Sí, seguro que lo tienen en cuenta, nada cómo echar a los clientes del local para que vuelvan. Jessica Simpson colabora con Steve y despierta al Padre de Kevin, que estaba medio sopa en la barra, para que se largue de allí. Steve dice que o chapa el bar y lo “asegura” o “lo perderá todo”. La verdad del asunto es que nadie hace mucho caso a Steve. El tío le pide a Jessica Simpson que se vaya a su casa porque “no es tu problema” pero ella dice que como desaparezca el bar, desaparece el curro. El Padre de Kevin dice que él tampoco se va, que como desaparezca el bar no tendrá donde ir a beber (¿esta gente conoce el ratio de bar/personas que hay en España?) y El Pelos dice que él también se queda porque… bueno, porque… lo pone en el guión y punto.

s21 TIBU MALA LECHE
Los 8 bits de la Nintendo, a todo poder

De repente, ¡un tiburón atraviesa la pared del bar! e intenta comerse a una chica clavadita a Sharpay de “High School Musical”… pero no puede porque se le quedado el cuerpo atascado en la pared y todo lo que puede hacer es mover la boca a ver si pilla un ángulo bueno y la engancha. No lo consigue porque Jessica Simpson, cual Buffy Cazavampiros, coge un taco de la mesa de billar y se lo clava en todo el cerebelo, como si llevara toda la vida dedicada a esto. El compañero de Steve se desmarca de la tensión del momento con un chistaco de los suyos: “Hay que ver cómo los odias a los tiburones para ser ecologista”. ¿¿Pero quién le escribe los chistes a este tipo??

s22 ASHLEY TISDALE WANNABE
Ashley Tisdale Wannabe

Steve dice que tiene “armas” detrás de la barra: “¡venid!”. ¿Armas? ¿Venid? No, tío, salid cagando leches de ahí. ¿A quién le puede parecer una buena idea quedarse encerrado en un bar donde ya ha entrado un tiburón? No son zombis, no es como si fueran a salir del bar y estuviera todo el pueblo infectado de tiburones. En fin, que Steve repite: “coged un arma, coged lo que encontréis para defenderos”. ¿¿Lo que encontréis?? A ver, Steve, o tenemos armas detrás de la barra o no tenemos armas… Porque defenderse de un tiburón con una jarra de cerveza pues… no lo veo… son tiburones asesinos, no hooligans ingleses. El Pelos le pide a Steve “algo potente” para defenderse y Steve le da… ¡un bate de béisbol! Que ya puede ser José Canseco, que no creo yo que pueda tumbar a un tiburón con eso… Steve y Jessica Simpson sí que pillan armas de verdad, con balas y eso, mientras que El Padre de Kevin levanta una banqueta de la barra sin demasiado interés. Sí, como arma: un taburete. El tipo está absolutamente mamado y eso de ponerse a combatir escualos no es lo que tenía en mente para echar la tarde. Si acaso una tertulia sobre los fichajes del Madrid o unas partidas a la tragaperras pero, ¿tiburones?

s23 JESSICA TACO BILLAR

s24 JESSI TACO DE BILLAR II

s25 JESSI TACO BILLAR III

Pese a lo dicho hace apenas una secuencia, Steve and Company no se quedan a “defender al fuerte”, sino que salen a la calle a matar escualos. Las olas caen con muy mala leche (y con un CGI muy loco, como apuntando en todas direcciones, es el agua peor dirigida de la historia), pero peor leche aún traen los tiburones. Uno de ellos cae en el muelle, donde Jessica Simpson resbala y no es capaz de dispararle. Menos mal que el Padre de Kevin llega a tiempo de atizar al tiburón con la banqueta de bar y apartarlo de allí… con fuerza sobrehumana. De un banquetazo le ha desplazado varios metros. ¿Pero son tiburones de verdad o son los de gominola? Que quizá el concepto hubiera molado más que una invasión de tiburones de gominola.

s26 TIBU BOMBONA
“Tómate la pastillita, venga…”

Otro que se cae “del susto” es El Pelos, que a punto de ser devorado por otro escualo es capaz de meterle en la boca una bombona de oxígeno que, vete tú a saber cómo, ha llegado hasta su vera. Steve levanta al Pelos del suelo y dispara a la bombona de oxígeno, haciendo explotar la boca y cabeza del tiburón. El Pelos mete de canto otro de sus chistes: “¡Eso te pasa por intentar comerme!”. Ay, madre… Hoy en “desastres de los one-liners”…

s27 STEVE PISTOLA
El agente de Ian Ziering le dio algunos consejos al actor para conseguir el papel protagonista de “Sharknado”…

El huracán-tornado-whatever comienza a hacer estragos y arrastra la noria del pueblo calle abajo, destrozando varios edificios y aplastando a algún humano por el camino… concretamente a uno. Queda tan mal en pantalla, tan “esto no cuela ni hartos de vino”, que matan al extra como a velocidad rápida, para que no se note el cutrerío. Pero se nota.

s28 TIBU REVENTADO
El plato del día es sepia a la plancha

Steve ve cómo ha quedado su bar, completamente destrozado por el huracán (y las panzadas de tiburones) y dice que no estaban preparados para esto. Eeeem, no, pocos locales están preparados para los ataques de tiburones voladores. El Pelos le dice que “el seguro lo cubrirá”, con lo que demuestra que no ha llamado muchas veces al seguro, ¡esos con capaces de decir que los tiburones eran mascotas de Steve con tal de no pagar!

s29 CASILLAS PALOMITA NORIA
Death by CGI

Intentando recuperar el destino de sus vidas, Steve le dice a Jessica Simpson que la puede llevar a su casa, a lo que ella responde que “vivía en la playa, ahora no tengo donde ir”, pero creo que lo dice en el sentido espiritual-conectada-con-las-estrellas de “vivía, literalmente, en la playa, entre los granos de arena, dentro de su brisa, mecida por las olas”. El Pelos, en una desafortunada afirmación, dice que ahora “todos somos refugiados”. Oh My God. En fin, que El Pelos y Jessica Simpson suben al coche de Steve, se apuntan a acompañarle en un road-trip a casa de Tara Reid y su hija, para ver si están bien. Y oye, si cae un copazo y Tara se pone jugona… ¿eh, Steve? ¡Menudo playeeeer! Por cierto, que dentro del coche estaba durmiendo la mona el Padre de Kevin, que también se apunta al viaje. A fin de cuentas, se ha quedado sin bar y desconoce que los límites del mundo se extienden más allá del garito de Steve.

s30 RETROVISOR
… ¿Ariel?

El viaje en carretera deja bien a las claras que los de efectos especiales ni siquiera saben replicar el agua, así que imaginaos unos tiburones. La cuestión es que el nivel del agua sube tanto en la carretera que aquello parece una piscina, y los tiburones acechan el coche de Steve. Jessica Simpson dice que reconoce a uno de los tiburones, “Ese es un tiburón tigre, lo sé por la tele” y justo entonces llega un momento brutal: un tiburón se zampa a un pobre patito que estaba nadando a su bola, sin meterse con nadie. ¿¿Pero qué culpa tienen los patos de nada?? El director está dando riendo suelta a algunos de sus temores más profundos, y no piensa parar.

s31 STEVE PISA A FONDO
¡Aprende, Fernando Alonso!

El Padre de Kevin le dice a Steve que coja nosequé carretera para llegar cuanto antes a Beverly Hills, que es donde vive en realidad, que solo iba a su bar porque allí tiene ya su sitio, la banqueta tiene la forma de su culo hecha. Una pena que hayan desaprovechado la ocasión de que Steve diga “Sí, yo también conozco bastante bien Beverly Hills, allí estaba mi instituto” o algo así, pero nada, han fallado un gol cantado. Como un remate de Higuaín.

s32 BEVERLY HILLS
Desde que los Walsh dejaron el barrio, esto es un descalzaperros

El coche se queda colgado en un atasco y la lluvia y los tiburones comienzan a llevarse a la peña por delante, con tan poquita gracia como hasta ahora. Steve dice que no puede soportar el panorama por más tiempo y sale del coche a impartir justicia… o algo. Jessica Simpson grita como una mona loca en el coche: “¡¿Pero es que no ves que los tiburones caen del cielo?!”. Pues mira, bonita, no. No se ha visto esto ni una sola vez. Vale, en los créditos había una especie de bichos volando alrededor de un tornado, pero pasados esos segundos iniciales no hemos visto a un solo escualo caer desde las alturas. Yo los he visto ya a todos en el piso. Como cuando Buffy mataba vampiros o Dean Cain echaba a volar en “Lois & Clark”, eso de lo que hablas habrá pasado fuera de plano.

s33 TARA NO LES DEJA PASAR
Vendedores a puerta fría, the movie

Una chica no puede sacar a su perrito del coche pero, lejos de convertir su rescate en un momento heroico o épico, el Padre de Kevin le atiza al coche con su banqueta, rompe el cristal, abre la puerta y saca al perro de allí, sin más, con normalidad. Pero tras este bajonado, llega un momento de subidón: ahora sí vemos como una ola cargada de tiburones sepulta al Padre de Kevin, que muere entre agua y sangre, devorado por los escualos. Un duro golpe para Steve, una liberación para Maculay Culkin. Steve y amigos “lloran” la muerte del colega caído en combate… dos segundos, para luego ponerse a especular con el futuro de la humanidad ante un mundo tomado por los escualos. Steve dice que se han infiltrado “en los desagües, en las alcantarillas”, que están en todas partes. Solo les falta meterle un rayo láser a la Casa Blanca, ¡esos tiburones van muy en serio! Es curioso, no obstante, que no comenten lo extraordinario de la situación. Es como en “Cowboys & Aliens”; que se plantan en el Oeste unos alienígenas y los lugareños como si tal cosa: “Hola, buenas tardes”.

Steve & Company llegan a Beverly Hills y aquello es como un parque acuático. Mucha agua pero ¿tiburones? Pocos. Alguna cola en la entrada del Prada y poco más. Entiendo que “Sharknado” es un título cachondo pero ¿no deberían haberla llamado “Aquashark” o “Sharktanic”? ¡Aquí la amenaza es la inundación, no hay tornados ni tiburones! En fin, que Steve se baja corriendo del coche al llegar a casa de su aún mujer Tara Reid y en vez de llamar al timbre golpea en la puerta con la palma de la mano (¿cuándo llueve mucho deja de funcionar el timbre?). Tara abre la puerta y lo primero que dice es “¿Qué quieres?”, ¡qué mala leche se gasta la jodía! Ni un “tengo toallas por si quieres secarte” o “¿os apetece un café?”. ¡Qué esaboría la Tara Reid!

s34 JESSICA SARAH CONNOR
The Sarah Connor Chronicles

Steve insiste, que les deje pasar (hombre, Steve, tal vez si le explicaras el motivo de tu visita… que tampoco es que esté muy claro…), pero Tara se niega, que se pire de allí con su colega y con su “amiguita la stripper”. Jessica Simpson no se ofende en absoluto por el comentario. ¿Oportunidad de crear el triángulo amoroso? A la basura. Con todo lo demás. Pero no hay tiempo para discusiones sentimentales, una alcantarilla sale volando por los aires y de ella brota un chorro de agua que propulsa a un tiburón que va a caer directo a ellos… pero Jessica Simpson le mete un balazo y lo tumba. Stripper no sé, pero esta tiene armas en casa fijo.

Steve entra en casa de Tara Reid gritando como un loco: “Claudia! Claudia!” y la hija sale de su cuarto, absolutamente perdida, y dice: “Papá, ¿qué haces aquí?”. Estoooo, emmm… si dejaras un momento el Facebook te habrías percatado de que ESTÁN LLOVIENDO PUTOS TIBURONES. Collin, el novio actual de Tara Reid que seguro que muere antes de que acabe la peli, le dice a Steve que se olvide de llevarse a Tara porque “Tara es mía”. Tara se pone en plan “¿disculpa?” pero tampoco lo dice muy indignada, es un “voy a hacerme un poquito la indignada pero tampoco te creas tú que…”.Collin le pide a Steve que se largue de allí; y Tara da la cara por Steve con unas declaraciones sorprendentes: “Collin, no seas borde”. ¡¡No seas borde, le dijo la sartén al cazo!! Collin dice que siempre que llueve en Los Ángeles la peña enloquece en plan “es la tormenta del siglo” pero nunca es así, y que, además, “los servicios de emergencias de Los Ángeles son los mejores del siglo”. Este Collin tiene pinta de currar en el ayuntamiento, ¿que no? Jessica Simpson no puede soportar más bullshit y le dice “¡las calles están llenas de tiburones!” y debería haber añadido al final: “alelao”, pero lamentablemente no lo hace. Le dice que tiene la piscina llena de escualos, que se caiga del guindo.

Collin baja la escaleras en plan “es ridículo, tiburones en la piscina…”, corre las cortinas de la ventana para comprobalo y ¡zasca! Un tiburón le ataca… o eso es lo que debe pasar, porque lo único que vemos son cristales saltando por los aires y una tromba de agua que entra en casa. ¡Aquí el villano de verdad es el agua, no los tiburones! Steve y su colega bajan a la planta de entrada, ya inundada de agua, e intentan detener al tiburón tirándole encima una estantería con trofeos y fotos enmarcadas de Tara Reid. El mensaje es claro: los logros profesionales de Tara Reid tienen valor cero. Eso sí, logran frenar al tiburón. Jessica Simpson, que está mutando en Sarah Connor, le vacía el cargador entero de la recortada al escualo, le deja el lomo como un queso de gruyere. Y lo liquida, claro. El Pelos se luce al ver todo empantanado en sangre y hacer este comentario: “Vaya, parece ese momento del mes”. ¡¿Está comparando la matanza del tiburón con la menstruación?! Por menos que esto han censurado programas en la MTV, ojo.

s35 TIBUS

Otro tiburón aparece nadando en “la menstruación”, Jessica Simpson dice que se han quedado sin munición y Steve le pregunta a su hija que dónde está su hermano. Sí, ahora resulta que hay un hijo también. La hija dice que se ha pirado y que no le dijo nada porque, según el difunto Collin (Collin El Breve), los asuntos familiares ya no eran de la incumbencia de Steve. Ay, Collin, Collin… tanta paz lleves como descanso dejas. Steve distrae al escualo (lo hace saltar en el agua como Flipper, no me preguntéis cómo) y todos logran escapar de la casa. Tras salir, las ventanas de la casa explotan como si los tiburones hubieran dejado el gas puesto y hubieran prendido un zippo, pero no, es el agua, el agua asesina que revienta toda la casa.

Steve se pone filosófico en el coche y dice “Semper paratus, que significa siempre preparados” cuando Jessica Simpson encuentra munición de sobra en la guantera. Vamos a ver, ¿¿por qué va a llevar balas de escopeta el dueño de un bar en su coche?? Madre del amor hermoso, este guión no pasó de la fase “ideas sueltas en una servilleta”. Steve dice que siempre pensó que un terremoto acabaría con Los Ángeles, no una tormenta (Steve por fin ha localizado al verdadero enemigo de los humanos, la tromba de agua, no esos pobres tiburoncitos). El Pelos añade que él pensaba que lo que acabaría con LA serían los zombis, o los aliens, o un meteorito… o cualquier otra peli de desastres de los últimos 20 años. Lo que no menciona como causa del fin de Los Ángeles es “una película cutre con exceso de hype”… tal vez porque mientras la estaban rodando no sospechaban que fueran a engañar a tanta gente.

En la radio del coche vuelve a sonar Jonni Waves, que es como Johnny Depp es “Transcendence”, es capaz de acoplarse a cualquier gadget electrónico con tal de soltar su mierda. Jonni dice que los escualos están infectando toda la ciudad, que cuidadín, y se despide con esta coletilla: “Soy Jonni Waves, Jonni con “i” latina”. No tiene tanto punch como aquello que decía Buruaga (“así son las cosas y así se las hemos contado”) pero menos da una piedra.

s37 BUS
Steve vuelve al insti… kind of

Tara Reid, para justificar un poco el cheque que va a cobrar por este “Truño con escualos” (así se llamaba el archivo de Mega que nos bajamos), llama por móvil al Servicio Nacional de Meteorología, que informa de que en Los Ángeles se ha dado la alerta por tornados. No dicen nada de tiburones asesinos, no, que va a llegar un tornado. ¡Manipulación! Tara le recuerda a Steve que tienen que ir a buscar a Matt, su otro hijo. La hija les habla de tomar un atajo que ella conoce… obviamente estará infectado de tiburones, pero qué más da, tira.

Steve ve un autobús escolar de esos amarillos, de los que se ven desde Parla, y dice que hay que sacar a los niños… si es que los hubiera. Tara Reid, ante este acceso de humanidad de su aún marido, le grita que se olvide, que su hija está justo aquí y que hay que ponerla a salvo: “Esto es tan típico de ti, te preocupas más de otra gente que de tu propia familia”. Madre mía, Steve, ¿cómo te engañó Tara Reid para que te casaras con ella? Fue su imponente escote en “American Pie”, ¿verdad?

Steve, en un acceso de locura bien adherido a su acceso de humanidad, decide subir con el coche a un puente sobre el autobús escolar y dice que va a bajar al bus ¡haciendo rappel colgado del puente! Dios bendito, Steve, ¿pero qué eres, Jason Bourne? Tara Reid dice la primera cosa con sentido común desde que apareció en el film: “Esto es una locura”. Amén, Tara. Amén.

s36 SANTIAGO SEGURA
Santiago Segura está en todos los fregaos

Resulta que Steve tenía razón, porque el bus está lleno de alumnos completamente inmóviles en sus asientos. Que no digo que tengan que estar bailando y haciendo twerking con la muerte acechando tan cerca, pero… ¿no deberían estar, no sé, nerviosos? El director aprovecha para meter un plano de un documental de tiburones (tiene que ser un documental, está mejor hecho que los efectos especiales de antes) para mostrar la amenaza de los chavales. El profesor que hay en el bus, que tiene un aire a Santiago Segura, intenta tranquilizar a los chicos: “Calma, chicos, enseguida vendrán otros adultos a sacarnos de aquí”. Sí, lo has clavado, otros adultos; porque lo que eres tú… Steve, mientras, saca de su coche un equipo completo de escalada para hacer el rappel ese. El coche de Steve empieza a parecerse al bolso de Kim Bassinger en “Mi novia es una extraterrestre”, ¡puede sacar de él cualquier cosa que necesite!

Steve baja como un campeón al bus, abre la puerta y con su mejor sonrisa ladeada de héroe les dice a los chicos: “¿Os subo?” y todos: “¡Síiiiiiiii!” y hay uno que suelta por detrás: “¡Lo petaste en “Domino” con Keira Knightley!”, aunque esto último puede que solo lo hayan dicho en nuestras cabezas. Steve ayuda uno a uno a subir a todos los chavales (ni un solo tiburón ha asomado la cabeza) y le llega el turno al profesor, Santiago Segura. El tipo está cagado, pregunta si las cuerdas aguantarán su peso, pero él mismo sabe que va a palmar como un campeón. El tipo dice que “odia a los tiburones” porque es de Wyoming. No, oiga, los odia porque es un tiburonófobo, no culpe a su ciudad de nacimiento de sus fobias. Luego dice que vino a Los Ángeles porque quería ser actor, jeje. ¡Calla ya, no nos interesa tu mierda!

s38 TIBU EN BUS
El Humo Negro, adaptando la forma de un tiburón

Un escualo mete un salto como si fuera un delfín y sube al techo del autobús, donde intenta meterle un muerdo a Steve o a Santiago Segura, al primero que pille por banda. Steve le da una patada y Santiago le atiza con un extintor que tenía como “arma”. Tiran al tiburón al agua pero el cague de Santiago ha aumentado diez grados. El profesor sube poco a poco al puente mientras repasa su vida en voz alta: “¡15.000 dólares al año, sin seguro médico!”. Esto no nos hace sentir pena por él, sino todo lo contrario: un tipo que negocia tan mal sus contratos quizá sí merezca ser devorado por los tiburones. Podemos usar a los tiburones como a Godzilla, como una fuerza de la naturaleza que restablece el equilibrio. Santiago consigue llegar al puente y el director nos lo muestra de la forma más torticera posible: plano de Santiago “subiendo” sobre un croma y corte a Santiago ya encima del puente descansado. Bravo. No existía una forma menos tensa de resolver el momento.

Steve dice que le suban ya, que no quiere convertirse en el almuerzo de los tiburones (aunque teniendo en cuenta que se comen todo lo que pillan por delante yo diría que los tiburones son más de picar entre horas, no tienen horarios muy definidos para las comidas). En una secuencia por fin excitante de verdad, un escualo salta del agua y se engancha a la cuerda por la que sube Steve. El tío tiene que meter culo y levantar piernas, un poco a lo Madonna en sus últimos videoclips, para que el tiburón no le meta un bocao. Con tanto peso y tanto traqueteo la cuerda empieza a romperse… pero Steve saca de nuevo al Jason Bourne que lleva dentro y con una navaja corta la cuerda para tirar al tiburón al agua. Steve consigue llegar al puente y se abraza con Jessica Simpson. Tara Reid mira su abrazo celosilla. Uy, uy, uy…

s39 TIBU COLGANDO
Las pruebas de “El Gran Juego de la Oca” eran cada vez más locas

Sale el sol y todo parece que mejora… pero se levanta un aire de la leche que arranca las letras del cartel de Hollywood, que nuestros protagonistas tienen que esquivar cuando pasan volando sobre sus cabezas. Santiago Segura, aliviado, empieza a reírse y casi a pavonearse: “Mi madre siempre me dijo que Hollywood me mataría, jajajaja”… y claro, pasa lo que pedía todo el pueblo: que le cae una letra en la cabeza que lo estampa. Sale un salpicón de sangre muy rico, pero no hemos visto el empalamiento como tal. ¡Este director no deja de hurtarnos lo bueno! Los protagonistas observan esta muerte tipo “Destino Final” con cierto desagrado, pero lo que es lamentarlo… tampoco mucho.

s40 APLASTADO
Un cartel aplastando un pie

Steve observa unas “trombas marinas” que se están formando a lo lejos. Le explica a Tara Reid que succionan el agua del mar para formar unos tornados alucinantes, como los de “Twister” pero con un poco menos de presupuesto. Tara dice: “¿eso son tiburones?”, Steve afirma. Deben de tener super-visión porque todo lo que vemos nosotros son unos tornadillos, sin tiburones ni ningún tipo de topping. Casi que hubiera sido mejor que Tara Reid hubiera mirado directamente a cámara guiñando el ojo: “Imaginad que hay tiburones”.

s41 TRES TORNADOS

Entran todos en el coche y Jessica Simpson va al volante esta vez. Oyen ruidos sobre el techo y es un tiburón que le mete un mordisco al capó y trata de meterse dentro, ¡quiere viajar de gratis! Steve intenta sacarlo de allí dándole con el bate en la boca (chicos, en serio, tenéis que descartar de una vez el bate como arma efectiva contra los tiburones). Jessica Simpson se harta de toda esta mierda, le dice a Steve que coja él el volante… porque ella coge la recortada y le mete un balazo en la cabeza al tiburón, que sufre un curioso efecto muelle y en lugar de morir desangrado sobre el capó, es propulsado unos metros en el aire para caer muerto en el suelo. Ha molado, así que no nos vamos a quejar de la traición a las leyes físicas.

s42 CADÁVER TIBU
Aquel tiburón y su molesta costumbre de conducir en sentido contrario…

Con tanto trajín el motor del coche ha sufrido daños y los chicos salen de allí zumbando porque “el coche va a explotar” (no nos preguntéis). El coche, efectivamente, explota. Así que ahora tendrán que seguir su recorrido a pata. Lo primero que hacen es meterse en uno de estas tiendas tipo Seven Eleven o nuestros chinos, donde hay comida, herramientas, macetas, la Fotogramas con Mario Casas estrujando una camiseta en portada… de todo. Tara Reid, super-agobiada, le pregunta al dependiente si puede usar el teléfono, pero el tío le dice que “las líneas están cortadas”. La hija de Steve, a la que llamaremos Edurne porque es un nombre que le va mucho mejor que el que tiene, aprovecha este momento de relax para decirle a Jessica Simpson que ha visto cómo mira a su padre y que tenga cuidadín, “te romperá el corazón como nos hizo a mi madre y a mí”. ¡Niña, un respeto, que te acaba de salvar de morir devorada por tiburones!

s43 EDURNE
Todo va bien, feat. Edurne

El dependiente de la tienda dice que lo de los tiburones es cosa “del Gobierno: saben lo que comemos, lo que compramos, que tipo de queso nos gusta, lo controlan todo, incluso el clima…”. Dios bendito, Steve le partiría gustoso la boca, pero se contiene. Jonni Waves (con “i” latina) se pone ella sola en el televisor de la tienda e informa de que los tornados son EF4 con potencial para convertirse en tornados de categoría EF5. Nos entra por un oído y nos sale por el otro.

s45 SURVIVORS
“¿Veis lo mismo que yo? Hype, hype hasta donde alcanza la vista…”

Los chicos pillan un coche nuevo, una bestia de ruedas gigantes, como esos coches que se dedican aplastar coches más pequeñitos en recintos de arena, en una tienda que pone “Movie cars for rent or sale” (uno diría que es mucha casualidad que cuando necesitan un coche se encuentren una tienda así, pero estamos viendo la película que estamos viendo, así que seguimos p’ adelante). Tara le cura una herida en la mano a Steve, se la venda, y le dice que le va a quedar cicatriz. El Pelos, que ya no sabe qué decir, afirma que a las chicas les encanta una buena cicatriz.

s44 CARS
Qué bien nos viene, oye

Las carreteras están cortadas con tanto coche de policía y camión de bomberos, así que El Pelos decide pisar a fondo y saltarse los controles. Es curioso los planos que meten, el coche avanza como a cámara rápida, como si fuera una escena rodada por Homer Simpson que luego ha puesto a velocidad rápida porque “todo hace más gracia a cámara rápida”. Lo que ha pasado aquí es que, en lugar de rodar a un coche de verdad acelerando en una carretera, han puesto sobre una carretera real un coche creado por ordenador, y lo de que vaya rápido les ha quedado como el culo. Una moto de policía les persigue pero Steve y El Pelos se niegan a parar. De hecho, Steve ve “el botón de Nitro” del coce, o sea, de super-velocidad, y decide pulsarlo. El coche sale a toda leche y deja atrás al poli motorizado, El Pelos grita: “¡Agárrense las bragas, señoras!”. Steve se parte el culo con el comentario… olvidando que su hija va en el coche. No sé, ¿es “good parenting” hacer comentarios de barra de bar y reírse con los colegas con tu hija delante?

s46 NITRO
¡Chúpate esa, Kitt!

Por cierto, les ha venido de perlas lo de haber pillado el nuevo carro en una tienda llamada “Movie cars for rental or sale”; así justifican el botón “Nitro” en plan “es el coche de “Fast and the furious” pero… puestos a pillar coches de película que mantienen las características que tenía el coche en las películas, ¿por qué no han pillado el Delorean de Marty McFly? Así podrían haber viajado atrás en el tiempo, hasta antes de que llegaran los tornados cargados de tiburones. Just saying.

s47 TORNADO CON TIBUS
¿Veis los tiburones? Nosotros tampoco

Los protas llegan por fin a casa de Matt, el hijo descarriado… y aquello es un hangar llemo de aviones. Matt dice que qué pasa, y Steve le habla de todo el tocomocho. Matt flipa: “¿¿Tiburones??”. Matt tío, ¿no tienes Twitter? ¿No consultas los trending topics? Una ráfaga de aire se cuela en el hangar y SUCCIONA a una de las compañeras de Matt. El efecto es tan cutre que no es que parezca que la corriente de aire o el tornado se la ha llevado de allí, parece una abducción alienígena, la chica sale escopetada hacia el cielo, derechita a su entrevista con San Pedro (que, seguramente, le perdonará lo de haber intervenido en “Sharknado”).

s49 ABDUCCIÓN
Encuentros en la Tercera Fase

Los chicos le enseñan a Steve un helicóptero con el que pueden salir de allí, pero Steve dice que hay tres tornados en la ciudad (¡¡tres, actúan en equipo como los velocirraptores!!) y que no van a volar con este tiempo. Steve propone quedarse donde están (ole sus huevos) y armarse hasta los dientes para combatir a esos escualos por si deciden volver… y nos da que sí, que van a volver. Como esto es Sharknado, a ver si adivináis dónde encuentran una tienda llena de armas… ¡exacto, justo enfrente! El hijo dice “en esa tienda encontraremos todas las armas que queramos, Semper Paratus”. Steve se ríe por haber inculcado en su hijo un dicho en latín de dudosa valía. O porque le ha recordado a un hechizo de Harry Potter, por una de las dos cosas.

s50 ACOPIO ARMAS
En los chinos se puede encontrar de todo

Los chavales no saben cómo entrar en la tienda-almacén. Bueno, Jessica Simpson sí sabe cómo entrar: “Apartáos, chicos. Tengo la llave” y balazo que te crió al pomo de la puerta, que salta así como en las películas. ¿Soy yo o en esta película todo se resuelve con un disparo de Jessica Simpson? Steve ve por allí unas motosierras guapísimas que les van a venir de vicio. Además, hay por allí “bombas” que el hijo de Steve dice que podrán tirar desde los helicópteros. Edurne, la hija de Steve, le suelta a su padre que qué leches está pasando con “mamá”, que si ahora están de buen rollo o qué, y luego le llora con que siempre ayuda a su hijo pero para ella casi nunca tiene tiempo. Edurne, tía, ¿en serio?

s51 HIJO STEVE
“Soy el hijo de Steve, lo voy a petar”

Jessica Simpson le cuenta una historia de infancia al hijo de Steve, de cómo murió su abuelo para salvarla a ella… ¡del ataque de unos tiburones! ¡Jessica Simpson es la culpable de todo, atrae a los tiburones, van a por ella expresamente! ¡Sacrifícala, Steve! En fin, que la chica cuenta el origen de su cicatriz de la pierna, el bocado de un tiburón: “por eso los odio tanto”. ¿¿Pero qué es este odio a los tiburones en esta película?? ¿Quién “odia” a los tiburones? Tenerles miedo lo entiendo, pero ¿¿odio?? Este resquemor no es lógico, es como si estos personajes hubieran sido novios de los tiburones y se hubieran enterado de que los escualos les ponían los cuernos con sus mejores amigos (vía quizá a explorar en la secuela).

s52 TARA ARRUGAS
Cuando vio “Sharknado” por primera vez

El Pelos se sube en el coche de “Fast and the furious” y se despide de Steve… ¿para siempre? Esperemos que sí. Por su parte, el hijo de Steve y Jessica Simpson se ponen a los mandos del helicóptero para ejecutar su plan de combatir los tornados lanzándoles bombas. Si eso falla, Jessica siempre puede meterles un balazo y cargárselos, no problemo. Ya en el aire, Jessica lanza la primera bomba y se carga a unos cuantos tiburones y, además, al tornado. ¡Lo deshace como un azucarillo!

s53 TIBU EN PLANCHA
“La peliteñida esta no se me escapa, me tiro en plancha”

Un tiburón cae en picado sobre Tara Reid, pero llega Steve a tiempo de coger una sierra mecánica y cortarlo por la mitad en el aire. Cool. Los tiburones empiezan por fin a caer del cielo (ahora sí los vemos, no como antes, que era una leyenda urbana… leyenda urbana, ¿eh, Tara?) y Steve va cargándose uno a uno con su pistola (disparando, no es que les dé con la culata en la cabeza). Es como el tiro al plato cambiando al plato por bestias asesinas. Al Pelos no le va tan bien porque un tiburón se le ha enganchado a la pierna. Uno de los otros dos tornados se lo acaba llevando por los aires, a él y al tiburón. Otra muerte sin gloria, ay.

s54 POR LA MITAD
Con el cuchillo jamonero queda un corte muy limpio

Jonni Waves con “i” latina hace su última aparición en el film, le vemos la cara, es una mujer de aspecto nórdico y ratonil… que es devorada por un tiburón que le cae del cielo cuando informaba de que los tornados con toppings se encaminan hacia el valle Van Nuys, donde están nuestros protagonistas… y una residencia de ancianos que parece no se habían enterado de nada y estaban allí echando sus partiditas de mus, ajenos a la barbarie. Porque no hay nada mejor para meterle emoción a una peli que introducir a un grupo de ancianos desconocidos.

s56 JONNI WAVES
Paqui Peña Returns

Jessica Simpson tira la segunda bomba (que son caseras, aclaremos, extintores con bengalas pegadas que prenden con… mira, qué más da, actúan como bombas, ¿vale?) y se carga el segundo tornado, ¡qué puntería! Claro que teniendo en cuenta que es ella la que atrae a los tiburones desde pequeña, es lo mínimo que podía hacer por esa gente. Uno de los tiburones se estampa contra un poste de la luz y se queda bien chamuscadito… pero luego cae otro que le arranca el brazo a un extra, que se desangra y muere del shock. Eh, mejor palmar así que tener que recapitular esta película. En serio.

s55 ENGANCHADO
Chicles en el zapato, ese terror diario

Steve llega a la residencia de ancianos y saca a los abueletes que estaban en la piscina haciendo unos largos. Vierte gasolina en el agua de la piscina y le prende fuego con una cerilla. La explosión es menuda y, básicamente, ha creado una inmensa parrilla para asar unos cuantos tiburones. El problema es que no cae ninguno. ¿Qué van a cenar ahora esos abueletes? ¿Su rancho habitual? Ellos esperaban algo más.

s57 ELECTROCUTADO
El reboot de “Liberad a Willy” optó por un tono más oscuro

Jessica Simpson tira la tercera bomba y… fallo estrepitoso. Ay, Jessica, ibas a por el hat-trick y te quedas sin el balón del partido… Un tiburón no desaprovecha el fallo y se engancha al helicóptero, pero Jessica le da unos cuantos machetazos y se lo carga… pero el tiburón la ha enganchado y la tira con él al vacío. ¿Podría haber una muerte menos épica para Jessica Simpson? No. ¿O es que no ha muerto?

s58 BRAZO

 

s59 BRAZO II

El helicóptero cae y el hijo de Steve no puede recuperar el control. El director nos hurta el impacto (cómo no) y vemos directamente el helicóptero, tranquilamente posado en el suelo, y al hijo de Steve SIN UN SOLO RASGUÑO. Steve se arremanga y dice que va a acabar ya con esto, que no puede más con la vida. Coge el coche de “Fast and the furious” y se dirige al centro del tornado, como en Twister (un claro referente de este film, salvo por lo de los tiburones de gominola). Lleva con él varias bombas caseras de las que arrojaba su amada (y rechazada) Jessica Simpson. Enciende unas cuantas y pulsa el NITRO del coche. ¡Steve salta del coche, que se mete en la boca del tornado y… BOOM! Aquello prende que da gusto. Tercer tornado K.O. y una lluvia de tiburones muertos como no se ha visto, quizá, desde “Sharktopus” (no, no la hemos visto pero por qué no).

s60 EDURNE ENCIMA TUYA
Pájaros en la cabeza. Metáfora.

Sin embargo, el peligro no ha terminado porque un tiburón gigante va a caerle en la cabeza a Edurne, pero Steve, EN LA MEJOR SECUENCIA DE LA HISTORIA DEL CINE, enciende una sierra eléctrica y salta de lleno hacia la boca del animal, metiéndose en sus tripas y REVENTÁNDOLO DESDE DENTRO. ¡Grande, Steve!

s61 STEVE CONTRA SHARK I

s62 STEVE CONTRA SHARK II

s63 STEVE CONTRA SHARK III

 

s64 STEVE CONTRA SHARK IV

 

Eso sí, sale de las tripas del animal más pringado de sangre que Carrie en una fiesta de graduación. Y… sale con sorpresa, como el regalito del roscón de reyes, ¡saca de dentro a Jessica Simpson, que aún está viva! De todos los tiburones del tornado, ¿quién iba a sospechar que le iba a caer precisamente el que se había zampado a Jessica Simpson? Pues todos nosotros lo sospechábamos, estas coincidencias se dan mucho en “Sharknado”.

s66 DESDE DENTRO

 

s67 ENSANGRENTADO
No lo pasaba tan mal desde que cortó con Kelly

s68 REGALITOS

s69 ROTACO

Tara besa a Steve pese a su acercamiento CERO durante el film. Pero, eh, Steve se lo merece.

s70 KISS

Los chicos miran al horizonte, hay tiburones hasta donde alcanza la vista. Steve resume el sentimiento generalizado: “¡Menudo día!”.

s71 FIN

 

Y menudo CGI, sí.

Próximamente… Recap de “Sharknado 2″…

2 Comentarios »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s