p

Emma Roberts, de la que esta semana hemos hablado al respecto de su próxima película con James Franco (basada en la novela del actor), protagoniza la primera de nuestras películas del programa doble de esta semana y aparece como secundaria en la segunda. Si tenéis que elegir una de las dos, la primera tiene más elementos de interés. La segunda no es una peli teen ni de lejos pero tampoco es una pérdida de tiempo absoluta. Aunque si la ponéis mientras limpiáis el salón, seguro que le sacáis más rendimiento.

El arte de pasar de todo

¿Cómo de valiente, indie y alternativa puede ser una película que acaba reuniendo más convenciones que “Transformers”? “El arte de pasar de todo” (“The art of getting by”, Gavin Wiesen, 2011) es todo lo que esperáis que sea: una historia de descubrimiento mútuo entre el rarito de la clase y la medio-popular y mona que se interesa por él… pero solo hasta cierto punto; con banda sonora repleta de temas “de pensar” y/o “de sentir” según indique la secuencia (ahora paseo por “el Village” alegre, ahora pinto con rabia a gente matándose en mi cuaderno…); y con muchos planos “bonitos” tipo un pincel deslizándose por un lienzo y extendiendo lentamente la pintura… En fin, una película indie de libro que tiene muy poquito que contar y, lo que cuenta, lo hace sin demasiada gracia.

La historia es transparente como el papel cebolla y aquí no hay más que el típico adolescente desencantado de la vida y en busca de sí mismo (lleva abrigo hasta en las fiestas en casa de sus compañeros, por aquello de mantener su independencia…) que acabará encontrando la paz y el rumbo emocional gracias a la chica convencional-pero-no-tanto (oh, sorpresa) de su misma clase que, al igual que él, también tiene una de esas familias que se hacen llamar “disfuncionales” (aunque habría que revisar este término si son estas las que, como parece ser, son mayoría).

Al menos la película es corta, apenas dura una hora y cuarto, y es sostenida por los profesionales y solventes hombros de dos intérpretes de garantías: el siempre excelente Freddie Highmore (cuya relectura de Norman Bates en “Bates Motel” merece un visionado) y la interesante Emma Roberts, que está labrándose una sólida carrera en Hollywood a base de alternar proyectos mega-comerciales (“Scre4m”, “Somos los Miller”) con cintas mucho menos populares como esta. Como curiosidad queda la presencia de Sasha Spielberg (sí, la hija de ese Spielberg), la recolocación profesional de Alicia Silverstone (tantísimos años después de “Fuera de onda”) interpretando ahora el papel de profesora; y las buenas maneras de Michael Angarano. Este actor de rostro intrigante y me atrevería a decir magnético (otros podrían decir “de rostro como de armadillo”) ha aparecido en películas como “Red State” o “Sky High, una escuela de altos vuelos” y deja aquí su poso como amigo guaperas del protagonista. Que también es artista y se desvela en las noches para usar sus tubos de pintura. Correcto.

C-

Empire State

Que no os engañe el cartel de la peli con esta fotaca de The Rock a tamaño gigante, o sea, su tamaño natural. Empire State (Dito Montiel, 2013) no es una película de The Rock, o al menos no es su historia. Es la del personaje de Liam Hemsworth, que intenta brillar pero no pasa del aprobado raspado en una típica historia de atracos y personajes que intentan escapar de su destino (palabra clave: intentan).

El primer tiroteo de la película está filmado con garra y crudeza, pero toda la emoción e interés de ese momento no se extiende al resto de la película, que resulta sosa, manida y genérica a más no poder. Así, lo único que tenemos es mucha escena familiar de la familia italo-americano del protagonista (el director suele rodar películas que recuerdan de algún modo a su vida en Astoria, barrio de Queens, Nueva York) y un montón de planes que salen mal con trágicas consecuencias para la mayor parte de personajes que pueblan el metraje, que no tienen nada especial o memorable por lo que merezcan ser recordados. Curiosamente, el actor Michael Angarano vuelve a hacer de secundario y se las apaña para llamar bastante la atención, con lo que centrar el foco en su historia quizá hubiera dado una mejor película.

A Liam Hemsworth, que se limita a cumplir con un papel bastante tópico, le acompañan otras presencias adolescentes como Emma Roberts y Shenae Grimes (Annie en “90210”) con apariciones que no deben llegar a los cinco minutos sumando todas sus escenas. Pensándolo bien, los productores han hecho lo más inteligente al sacar a The Rock como cabeza de cartel. Tiene más carisma en su dedo meñique que todos los miembros del reparto juntos. Y que toda la película.

D+

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s