Tras el muermo del episodio anterior, la serie recobra parte de su mojo con un episodio de lo más movidito. La cámara se mueve tanto como en un episodio de “Urgencias”, los actores están afinaditos y las capas de la gran cebolla de la conspiración de la serie se van pelando poco a poco. Aquí vemos como Topolsky (last time hot Julie Benz) se despide y cómo Alex (más conocido como El Hijo de Tom Hanks) reclama sus minutos de gloria.

Veréis, Max convence con una facilidad inusitada a Liz para que haga peyas (o “campana”, que creo que es como se dice en Cataluña) y se vayan juntitos a dar un paseo en su jeep por la carretera, just because!. Liz dice “sí, bwana” en menos de lo que he tardado yo en escribir “sí, bwana”. Vale que está enamorada y todo eso, pero ¿no se supone que es una empollona-responsable-la auténtica Joey 2.o y no la de Vampire Diaries? Deberían haberse currado (en guión) esa salida un poco más. En fin, que en su anuncio de coches cita juntos, resulta que Max tiene que equivar ¡¡un caballo en mitad de la carretera!! y tienen un accidente. ¿Un caballo in the middle of the road? ¿Qué es esto, Twin Peaks? Ah, vale, que estamos en Nuevo Méjico y debemos suponer que en sus autopistas (aunque sean las abandonadas) los caballos run wild por ellas. Pues vale.

Max pierde el conocimiento, le llevan al hospital y empieza el episodio X Files meets ER. Los chicos se pasan el episodio cambiando sus muestras de sangre (porque, ya sabéis, como descubran que es un alien se podría liar una muy gorda), teniendo charlas secretas, despistando a los incompetentes agentes del FBI que les persiguen, etc. Además, Liz le pide al hijo de Tom Hanks que done su sangre así por las buenas, “es que la necesito así por las buenas, y como eres mi amigo y puedo ejercer mi derecho a pedirte sangre…”. Alex, el chaval, que es un pedazo de pan, le da su sangre y le salvan el culito a Maxwell (¿o es Maximilian? Esto deben aclararlo). El resto del episodio es Liz intentando retener a Alex de su lado aunque sin contarle la verdad del asunto. Eres una egoísta, Liz. Y Max, otro. Sinceramente, creía que al final se lo iban a decir al chico. Alex, claro, no se toma muy bien todo esto.

Michael y María comparten una divertida secuencia en un motel en el que buscan pruebas de quién es el agente del FBI que les sigue. Empieza a haber una diferencia de interés muy clara en las secuencias de Michael & María y las de Max & Liz… Vamos, que me interesan más las de los primeros, y eso no es bueno. Más que nada porque es una serie edificada en torno al interés romántico de Max & Liz… y aquí no hay luego ningún “el mejor amigo de Max le traiciona por la espalda y se enamora de repente de su alma gemela” (ooops, puyita).

Y, una vez más, la música que debería haber sonado en el DVD pero que no suena porque los productores no quisieron pagar lo que costaba, era ésta: –Learn To Fly by Foo Fighters –You Make Me Feel by Jeremy Toback –Alien by Pennywise –Broke In The Head by Bleach –Long Walk Home by Citizen King –If You Want Me To by Ginny Owens –The Story of My Lifeby Weaklazyliar. La WB debe estar revolviéndose en su tumba (aunque esto es aún más doloroso en los DVD´s de Dawson, ¡de Dawson, chavales!).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s