Gossip Girl es una gran serie. Cuando pasen los años, sé que la recordaré como una de las tres mejores series teen que he visto nunca (las otras dos son Felicity y Dawson, no por este orden). La serie me maravilla por varias cosas, pero especialmente por una: cómo ha sabido ponerle un sello a la época en la que vive, cómo ha sabido apropiarse de la realidad en la que existe para devolverla en forma de ficción entretenidísima. Debido a uno de mis empeños laborales, ahora tengo que informarme sobre “cosas de chicas”. Y los conocimientos que estoy adquiriendo me están abriendo los ojos con respecto a esta serie: GG es mucho más que sus tramas.

Ya, ya sé que GG siempre ha basado su encanto en su universo pijo Upper East Side-Celebrities-Guiños a la realidad, eso ya lo sabía, lo que no sabía es todo lo demás. Sus modelitos, la ropa que lucen las actrices de la serie, para mí no era más que decorado. Serie de pijos = Visten pijo. Correcto. Lo que no sabía es que lo que visten es, realmente, tendencia. No sabía que el concepto de it-girl, las fashion bloggers y las fiestas sociales de la serie SON como mirar a través de la ventana. De la ventana de los pijos, sí, pero lo que cuenta la serie está ahí, en la calle. Gossip Girl articula como ficción el discurso del mundo real al que pertenece: el de las chicas que dictan con su forma de vestir qué está in y qué no lo está, el de las blogueras que se dejan ver aquí y allá, reivindicando lugares con su sola presencia; el de vivir de cara a los demás y no en la intimidad. ¿No viven la mayoría de los jóvenes de hoy, pijos o no, A PARTIR DE FACEBOOK? Ese es el origen, la piedra filosofal, de medio mundo adolescente. Uno vive desde ahí hacia fuera. Si no cuentas algo en Facebook, parece que lo has “vivido menos”. Contarlo en Facebook, darlo y darte a conocer, es parte de la experiencia. GG se las ha ingeniado para capturar esa realidad de nuestros tiempos e integrarla como motor de su maquinaria.

GG no es más que un receptor y multiplicador de la era en la que vivimos. Siendo así, se convierte no sólo en divertida o dramática, sino en relevante e importante. Lo que pasa en la serie, de algún modo, pasa ahí fuera (ahí tenéis la trama de Blair y el Príncipe, que dudo mucho que estuviera en los planes de inicio de cuarta temporada… pero la realidad se impuso, y GG ES REALIDAD, así que GG TUVO QUE ADOPTAR COMO PROPIO EL DISCURSO DEL MUNDO REAL). Por eso GG no ha podido ser replicada, por ejemplo, por 90210. La Nueva Sensa, pobre y desangelada como ella sola, tenía una baza muy fuerte para intentar jugar a lo mismo que GG: Beverly Hills, los jóvenes más pijos del mundo, donde hay más teen-celebs que en ninguna otra parte del planeta. Si GG hablaba de pijos de Manhattan y la vida social de Nueva York, ¿qué maravillas podría hacer 90210 con Paris Hilton, las fiestacas de los famosos, Perez Hilton, las clínicas de rehabilitación, los grandes estudios de Hollywood y voy a parar ya que si no no acabo? La respuesta es: NADA. No hicieron absolutamente nada. Momificada como siempre ha estado, 90210 permaneció ajena a la realidad, a su realidad; y se dedicó a fabricar tramas descafeinadas que no tenían nada interesante que contar.

90210 nació como una serie sin discurso. Y ahí siguen, hablando de la nada. Todas las series teen han querido contarnos algo: Dawson, como muy bien la definió Pili Halliwell en alguna ocasión, era la oportunidad de los raros, lo no populares, la otra América adolescente, de tomar la palabra (y de qué manera la tomó el amigo Williamson). Felicity hablaba del romance y la fortaleza de una chica que aparentaba ser un jarrón de porcelana, pero que era más fuerte que cualquier adversidad. Felicity era un canto al optimismo y al amor romántico no como locura, sino como modo de vida. The O.C., gran serie a la que no se le han reconocido todos los méritos, vino a ser lo que la Sensación de Vivir fue para una nueva generación: el choque de clases en Los Ángeles, los ricos y los pobres, la historia de la joven América más favorecida y no tan merluza como creíamos (Seth Cohen) relacionándose con la América menos favorecida pero más sensible de lo que sospechábamos (Ryan). Y así podríamos seguir con tantas otras. Todas han pretendido decir algo, han enunciado un mensaje en su episodio piloto, que luego han intentado desarrollar con más o menos fortuna. 90210 nunca quiso decir nada, y como no lo hacía, dejamos de escuchar.

Es increíble cómo GG, aunque ya nos ha dicho una y otra vez lo que quiere decirnos, lo sigue haciendo en esta quinta temporada: la trama de Serena intentando lanzar a una nueva It-Girl (Lola) que la saque de los focos para luego vengarse de ella cuando lo hace es, sencillamente, genial. Qué son las revistas de hoy en día sino un intento mensual de lanzar a la nueva It-Girl. Esta trama, para mí, con la Gossip Girl original intentando recuperar su identidad robada (¿cuántos casos de celebrities con fotos robadas o cuentas de Twitter robadas leemos al día?) le ha añadido una nueva dosis de interés a la serie. Dan y Blair siguen buscando su equilibrio, con ese “salón británico” que no acabó de salirles bien. Pero si su relación se estabiliza y buscamos nuevos focos de interés, los tenemos. Sin relevancia social ni meta-lenguaje que valga, la trama de Chuck descubriendo quién es su madre es puro culebrón, del que nos gusta, del que vertebra también, y de forma inequívoca, el esqueleto de esta serie.

A Gossip Girl le queda cuerda para rato porque, al igual que Nueva York, la ciudad de la que bebe y en la que bebe, es como una copa de vino que se renueva constantemente.

Y si con este rollo no os he convencido de la serie es magnífica y de que esta quinta temporada es imponente, leed el post del chándal de Chuck que sacaron a relucir, cómo no, las chicas de By The Way. ¿Qué otra serie puede darnos momentos como ese?

Anuncios

9 Comentarios »

  1. No estoy 100% de acuerdo con este post. Como mucho en un 30%. Para mí de ningún modo está esta serie entre mi top 3 de series teen. De hecho no creo q llegara ni a mi top 10. Felicity acabó aburriéndome, pero tenía un aire más original. Entre mis tops series teen? Dawson’s Creek, Sensación de Vivir (así lo pongo, para q no se confunda con ese bodrio de ahora), Roswell (sí, Roswell), Party of Five, Glee, Make it or Break it, Greek, El Internado, My So Called Life…Maldita sea, hasta Compañeros.

    No puede estar entre mis favoritas pq, seamos sinceros, carece de cualquier trama consistente. Nada, ni siquiera la historia de Chuck y Blair, me causa empatía. El único motivo para ver esta serie (para mí, q a gustos colores) es el vestuario y el estilismo. Y para de contar. Con mis amigas siempre decimos, ¿eres Blair o Serena? Es un decir, ninguna es una rubia de 1.76 con tetas de silicona y rinoplastia. Yo por ejemplo tengo a Blair como uno de mis iconos de estilo, pero siempre sabiendo (como cualquier fashionadicta sabe. Y casi todas las que seguimos GG somos fashionadictas en mayor o menor medida. Lectoras ávidas de In Style, Vogue, Glamour…y fieles a Sex en NY y GG por su estilo) que Blair está claramente inspirada en la socialité y trend setter Olivia Palermo. En versión exagerada. Al igual que Serena tiene claros trazos de Whitney Port.

    Qué ha hecho GG para estar entre tu top 3? Vestir bien a sus personajes? De acuerdo, eso está bien. Y está la novedad de hacerlo con adolescentes, porque hasta ahora siempre eran señoras adultas, que por otra parte es más realista porque se lo pueden permitir. Pero las tramas son totalmente absurdas, las relaciones de pareja superficiales…Maldita sea, hasta las amistades son vanales. ¿Qué sostiene la amistad entre Blair y Serena? ¿Es porque las dos son ricas y viven en el Upper East Side? ¿Pq iban al mismo colegio? No lo entiendo. ¿Les pasa alguna cosa realmente seria o típida de adolescentes/jóvenes? No. Y la historia de la madre de Chuck…BORING. Me da igual quién es la madre de Chuck. Me da igual quién es su padre y me da igual quién es su abuelo. Las tramas de estos adultos tontos del bote me son totalmente indiferentes. Diana la british de acento exagerado, BORING AS HELL too. Nate aún no sé para qué está. Serena ha de ser la protagonista más sosa de la Historia de la TV…Ufff, podría seguir y seguir. Lo mejor de la serie? Su estilista. Un aplauso para Eric Daman, el que fuera ayudante de Patricia Field (la estilista de Sexo en NY). Porque efectivamente el mayor mérito de GG es crear tendencia.

      • Jaja, no, me refiero a razonar yo porqué me mola, no un post titulado “Gabi odia Gossip Girl”, jaja. Además, sé que no la odias. Por cierto, que me ha confirmado mi hermana lo de Palermo y Port. Voy a investigar ese tema, que estoy descubriendo toda una capa nueva de la sociedad…

      • Bueno, si no es un post “Gabi odia a GG”, vale jajaja. Pues sí, te abrimos a una nueva capa: la capa superficial jajajaja. Gran capa e infravalorada, pese a la pasta que da. La de tendencias que se descubren viendo GG. A mí de hecho lo que me sorprende es q ese truño q es 90210 la nueva generación no hayan copiado precisamente eso. Porque Nayomi, Chenae y cía visten como de Inditex pero en caro. Lo cual no es nada malo, pero no crean tendencia, simplemente son un exponente de ella. Crear tendencia es hacer algo original o retomar algo que se llevaba hace tiempo, o combinar accesorios, prendas y colores de manera innovadora…En eso GG es la máster del universo. Blair y sus diademas causaron tanta tendencia que de repente todo quisqui iba con diademas y tocados. Y yo encantada, pq las diademas me quedan bien pese a mi enorme perímetro craneal (o precisamente por eso). O los calcetines con zapatos/sandalias, q pronto fueron imitados en pasarela. O la mezcla de prints, que tb se copió en seguida…

  2. concuerdo que con el tiempo (y con las repeticiones en cable o señal abierta) Gossip pasara a la historia como una serie icono en la moda. Pero lastimosamente tambien sera conocida como el bodrio que alargo mucho los lios de parejas y destruyo el encanto que tenian los personajes desde su unica e irrepetible grandiosa 1ra temporada.

    No se si por la cuestion de Angelinos vs Neoyorkinos sea que la nueva 90210 tiene un publico mas fiel que la volatil Gossip. Entendamos que aunque Serena fue destronada por Blair como protagonista, Naomi de 90210, la estrella tragicomica y a veces patetica (no tanto como Droggie o la Surfera) ha sabido sostener ella sola el show y nadie ha logrado opacarla.

    Volviendo al tema de la moda. Que pena que todo el empeño que le pongan a los atuendos y looks de los protagonistas, el unico que quedo relegado de todo eso fue nuestro Dan, quien por culpa de su alterego en la vida real (lease Penn Badgley) tiene que soportar un look de espanto que hasta pena da verlo. ¿Recuperaremos al Penn de “Stepfather” o “Easy A” o ya tan solo es una sombra lejana y distante del galan teen que fue?

    Y pese a que en sus dias de rockera, nuestra amada y siempre recordada Jenny Humphrey siempre estuvo a la vanguardia y fiel a su estilo. Aunque a muchos no les gustaron los ojos de mapache.

    Soportamos un mal tinte en el pelo de Eric, y finalmente se oscurecio el cabello mas adelante. Que pena que Gossip lo dejo ir pero que bueno es tenerlo en Revenge.

    El mejor make over de toda la serie se lo llevo Vanessa,, que luego de dejar ese espantoso afro de la 1ra temp se convirtio en una bomba sexy que hasta salio en publicidades con poca ropa.

    Extraño el pelo que tenia Chuck desde el principio. Nate sigue imponiendo moda pero evaporandose como personaje, a tal punto que quedo relegado de los lios amorosos del season finale de esta temporada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s