Me mordía la lengua con la entrega de los Globos de oro, en la cual veíamos como una jartá de fulanas paseaban sus pechos con el mismo tipo de traje el  90% de ellas (sí, esos vestidos largos, con un corte en la falda y con remate a lo sirena), y el resto, como Sarah Michelle Gellar, Zoey Deschanel (de la que oía hablar y que con New Girl le pongo cara y voy conociendo su historial y repertorio, como que tiene un grupo musical indie alternativo, por ejemplo) y una desconocida que iba con un pelucón naranja a lo cabaret. Ah, y que no se me pase, Jodie Foster, por copiarme modelo y peinado, le cae una demanda a la de ya. Otras además añadían diademas, como nuestra adorada Michelle Williams o Charize Theron, que parecían homenajear encriptadamente a Queen B y/o a Gissip Girl.

Sobre quién ganó, pues triunfó una peli donde no dicen ni una frase (sí, literal, tal cual), en blanco y negro y europea (francesa). Suena a anti-Hollywood, pero huele a que arrasa en Hollywood, yo seguramente cuando tenga intención de verla, diré “me aburro” a lo Homer Simpson. Almodóvar no ganó, los de Modern Family ganaron (otra vez), Michelle Williams ganó y huele a Óscar (de la cantera WB y de Dawson Crece, serie adoradísima por estos lares y que también me marcó), y una chavala que parecía tener 30 años y que en realidad los tiene en cada pata, Meryl Streep, ganó otro premiazo más y lo celebró como si fuera el primero.

Sobre mi querida Rihanna, sacó un par de meses atrás, su mejor clip con diferencia, ese tema llamado We found love que todos bailoteáis y que debe ser el petardazo de las parties del Peach Night y de medio mundo, que de una forma poco sutil, muestra la relación destructiva de RiRi con Chris Brown mezclada y regada con drogas y reguleras interpretaciones de la caribeña (esa cruzada de brazos hinchando el morro es digna de un niño de cuatro años que quiere salirse con la suya sin estar realmente enfadado).

Otros temazos que quiero compartir y que sabréis, son que la Pataky se nos ha preñao, nuestros queridos teenagers o post-teenagers, que si no emigran, o se quedan malviviendo con sus padres, o trabajan por cuatro míseros duros en un curro donde su jefe malamente tiene esos conocimientos que pide en, digamos, su esclavo particular.

Y para cerrar, un saludazo a Amanda, que tuvo un achuchoncillo chungo del que parece haberse recuperazo.

Se os quiere,

Syd

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s