SEMANAglee3

Empieza la cosa con Schuster diciéndole a sus padres que su mujer está embarazada, así, a calzón quitao. La mujer se toma un poco a mal que haya soltado la bomba de repente, sin consultara… y también se lo toma un poco a mal porque en realidad no está embarazada y es una zorra mentirosa. El padre de Schuster (que es aquel crack que hacía de papi de Sidney en “Alias” y que también salía en mi querida “Eli Stone”) tiene una charla con nuestro Schuster sobre varios temas: la confianza, la que significa ser un buen padre y las agallas. ¿Tendrá de todo esto Schuster o no? Lo averiguaremos en el capítulo de hoy… que tiene un título un poco regulero (“Acafellas”), intentando hacer un juego de palabras entre “a capella” y “godfellas”. Mira que amo “Glee”, pero los títulos de sus episodios me parecen bastante flojunos.

Estrellita La Fantástica detiene el ensayo del Glee Club porque, sinceramente, la coreografía que están haciendo apesta. Concretamente, la “coreografía” que les está enseñando Schuster, que de carisma y tronío anda sobrado, pero lo que es mover las caderas como que no… La Nueva Pataky, que disfruta más un escándalo que a Nuria Bermúdez (pero la primera Nuria Ber, no la señora aburrida de hoy en día), sugiere el nombre del coreógrafo Dakota Stanley para que les enseñe a los Glees a bailar. A Estrellita, que todo lo que sea mejorar el canto y el baile le parece música celestial, le parece una idea genial.

Schuster se confiesa con Bree Van De Camp, nunca ha actuado en público porque nunca ha tenido la confianza para hacerlo. La Van de Camp de “Glee”, por su parte, le mete una trola diciendo va genial su relación con Ken (el profe de gimnasia, que me parece absolutamente genial). Y todos en casa, mi abuela, mi tía y mis sobrinos nos preguntamos: “¿a qué relación se refiere esta mujer?”

En la sala de profesores del insti (cuyo nombre aún no me he aprendido, prometo hacerlo antes de terminar la temporada… Stanley algo, ¿no?), tiene lugar una de las secuencias marca de la casa. Los profes van llorando sus penas: Ken, Howard (el de mantenimiento o algo parecido), un tipo que perdió un pulgar y Sandy (el ex –profe del coro) son todos unos pringados infelices, y cada uno por un motivo más surrealista que el anterior. Me encanta la narración que hace Stanley de su vida privada, dedicada a “escribir fanfics (guiones escritos por fans) de Mujeres Desesperadas”. Jeje. Schuster, sin saber muy bien cómo ni porqué, decide montar con todos ellos un grupo de tíos en plan Full Monty. Sólo que ellos no están en paro, no viven en Inglaterra y no se van a quedar en pelotas en mitad de la actuación. Vamos, que Acafellas no se parece en nada a Full Monty, pero oye, es lo primero que me ha venido a la mente como referente. Es lo que pasa cuando un tipo de cultura limitada se pone a recapitular series. Let´s move on…

Tiene lugar un montaje bellísimo de los Acafellas actuando al ritmo de “This is how we do it” de Montell Jordan y Schuster explicando cómo los ensayos en casa con el grupo ha revitalizado su vida sexual con la parienta. Desde que ensaya con el grupo ahora hacer el amor… una vez a la semana. Jaja, qué máquina.

Anuncios

2 Comentarios »

  1. Estoy bastante de acuerdo con vuestro resumen final. Para mí, es el más flojito de todos los capis, precisamente por haber metido el grupo de hombres, que tampoco tenía mucho sentido.
    A pesar de eso, está claro que es Glee y tiene unas cinco o seis escenas míticas y los números musicales son geniales, as usual, pero aún así, no es un capi tan redondo como otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s